La imaginación activa: es posible trascender el yo?   Leave a comment

Si se compara estos relatos escritos de los eventos interiores y las conversaciones con las figuras
de los sueños, se ve que la participación del inconsciente con frecuencia presta un carácter
significativamente más coherente, más concentrado y con frecuencia también más dramático a los
mismos contenidos cuando estos poseen el carácter de pasividad, y anestesia, otorgada por la falta de un censor consciente. En contraste con los sueños, los cuales representan un producto puro delinconsciente, la imaginación activa otorga expresión al factor psíquico que Jung llamó la función
trascendente. (Esta es la función que da lugar a una síntesis entre la personalidad consciente e
inconsciente). Este proceso de constitución un ideal de yo a partir de la investidura de representación de self, permite en consecuencia dirigir la energia no ligada, a representantes representativos de procesos primarios típicos. Quiero decir sacando el cuádruple eje: Viena, Berlín, Londres y París…el resto de la gente piensa, y si lo hace, tiene fantasías activas, ensoñaciones que no solo son el producto de solitarias autocomplacencias, sino la reconstrucción de escena traumáticas en las que nos quedamos detenidos por algún elemento, por algo que ha sido escandido, elegamente invitado, a desviarse de la cadena comprensiva. En la fantasía y la imaginación lo que se retira del frente es la línea comprensiva, logrando asi que los detalles ganen terreno.Así se crea un estado interno relajado, sumado a una escena, podrían configurar un elemento importante el cinema interno necesario para poder iniciar nuestro funcionamiento trascente. Pero luego deben configurar además una psicosis anticipada, es decir, que la totalidad del paciente debe comprometerse con la historia, no puede menoscabar o subestimar un elemento, puesto que se configuro un elemento como fantasía y en incluso distorsionar algún elemento. Cuando se inicia con una imaginación activa se enfrenta a una especie de espasmo mental, una inundación inefable fantasía, que poco puede darnos, vencer esto implica deshacerse de todo juicio consciente, en otras palabras, la imagen solo puede adquerir eficacia arquetípica, al alcanzar realidad psiquica, debe ser por tanto un esfuerzprogresivo. En consecuencia para seguir adelante debe uno dejarse llevar por la pasividad de las imágenes y por la no intervención temprana en el diálogo, esto fragmenta los elementos censores, permitiendo advenir procesos psíquicos que pueden instaurar una realidad mas certera que la propia realidad, por lo cual, este procedimiento debe llevarse a pacientes con patologías mentales severas, o bien, en pacientes con estado  de reagudizacion. 

Pero esta posibilidades de poder abrir una puerta en nuestro inconsciente, dado que, no solo podemos comprender nuestras representaciones, sino ir comprendiendo cómo estás representaciones de sí mismo van mutando y cambiando, pues obliga a un proceso introversión, en el que se establece una nueva equivalencia simbólica, que permite de alguna manera permite sostener procesos creativos y numinosos, que permiten tener procesos de transmutación trasmutativa de estas imaginaciones activas. Este proceso terapéutico si es complejo porque consiste básicamente en generar una locura, pero en forma activa que permita trascender el carácter distorcibo que tienen estas fantasias sobre el self. en esencia un psicoterapeuta es una persona que puede
sanarse a sí misma. De acuerdo con Aelian, el perro es el animal asociado con el dios de la
sanación, Asclepios, porque él posee el conocimiento de comer pasto para hacerse a sí mismo
vomitar la comida dañina y porque ¡él lame sus propias heridas con su saliva desinfectante. Asi las personas de las regiones polares distinguen a los enfermos mentales de los médicos y los
chamanes como sigue: la persona mentalmente enferma está poseída por espíritus y demonios; el  médico o chamán, sin embargo, es quien, aunque también poseído, es capaz de liberarse a si mismo. Por ende todos estos  elementos, hacen que la imaginación activa sea mucho menos
programática. No existe meta que deba alcanzarse (ninguna “formación en la individuación”),
ningún modelo, imagen o texto como guía de la senda, ninguna postura física o control de la
respiración prescrita (y tampoco divanes, ni participación del analista en las fantasías). Uno
simplemente comienza con lo que se presenta desde adentro, o con una relativa situación onírica
en apariencia inconclusa, o un estado de ánimo momentáneo. Si surge un obstáculo, el meditador
es libre de verlo como un obstáculo o no; depende de él como debe reaccionar a éste. Así, cada
paso se vuelve una elección individual responsable, única, y por esa razón un verdadera transformación.pueden convertirse en una camisa de fuerza en el promontorio ni-más-ni-menos del
individuo. Como Jung señaló repetidamente, los seres humanos modernos ya están tan
fuertemente sobrecargados, tanto interna como externamente con preceptos, demandas,  consejos, lemas, sugestiones colectivas, idealismos y otras (también buenas) pautas, que es  quizás valioso el esfuerzo de proporcionarles una oportunidad para darse cuenta de su propia  naturaleza de una manera no forzada y totalmente auto-responsable.

Anuncios

Publicado febrero 8, 2017 por gabrieldaruich en Psiquiatría Clásica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: