LA PGP III: EL OCASO DE LOS IDOLOS   2 comments

sifilis   Vamos a hablar de las alteraciones neurológicas las cuales son: trastornos oculares, temblores, alteración de los reflejos tendinoso, entre otros. Además podían sobrevenir ictus congestivos, por accidentes cerebro vasculares. En los trastornos oculares sobrevienen generalmente alteraciones en la musculatura intrínseca ocular, este es el pequeño secreto para entender la PGP a nivel neurooftálmico. En efecto si uno recuerda, o repasa un poquito, la musculatura intrínseca del ojo determina los movimientos pupilares, y es pasible de observar por un elemento simple, a saber: el fondo de ojo. Así en la PGP las alteraciones en la musculatura intrínseca solían ser las mas frecuentes, y además las mas fáciles de observar, así se podía encontrar en forma precoz desigualdad ocular (aniscoria) indicio para algunos de meningitis crónica; otras veces la abolición del reflejo a la luz, con integridad más o menos completa de la acomodación y ello es lo que se conoce como reflejo de ARGYLL ROBERTSON (el selo de oro para el diagnóstico de neurosífilis). Aunque no siempre es tan claro pues existe un reflejo de ARGYLL ROBERTSON COMPLICADO que cursa con abolición del reflejo a la luz y la acomodación. Otras veces la obliteración a la musculatura intrínseca es tal que se puede encontrar discoria, es decir, dismetría entre las dos pupilas que en teoría deberían ser simétricas. Tanto el reflejo de ARGYL ROBERTSON simple o complicado, como también la discoria no son reversibles por el daño anatómico que han ejercido sobre las fibras mielínicas. En efecto como es sabido el iris está inervado por el motor ocular común (M.O.C), el trigémino y el simpático respectivamente. El MOC por medio de la esclerótica envía ramilletes de cuatro a ocho que transcurren adosados junto a la coroides, llegando a la franja mayor del iris donde se subdividen, por delante de la zona ciliar para formar el plexo circular. De este plexo se desprenden paquetes de fibras mielínicas que van hacia el esfínter de la pupila, penetrando entre las fibras musculares que es donde pierden la mielina. El iris recibe las fibras iridio dilatadoras provenientes del trigémino por medio de la rama naso ciliar. La lesión sin daño retrógrada en el área del iris, es lo que explica la pereza o ausencia de reflejo pupilar.anisocoriaalg1 Pero hay también perturbaciones de la musculatura extrínseca del ojo, lo que se llama oftalmoplejía externa, son a diferencia de las anteriores transitorias y cursan generalmente con alteración del tercer par, que da por resultado ptosis palpebral (parpado caído) y diplopía (visión doble).Los temblores son irregulares, casi constantes, con pequeñas oscilaciones (ocho o diez por segundo), aquellos no desaparecen siempre con el reposo. Otras veces se trata de un temblor en masa que se presenta en ocasión de los movimientos. Se localiza de preferencia en las manos, lengua, labios, mejillas. La lengua suele tener un movimiento en vaivén que MAGMAN le dio el nombre de “movimiento de émbolo” o “trombón”.

Los reflejos tendinosos están exaltados al comienzo, disminuyen después, pudiendo llegar a abolirse. Lo que si era cierto, si me guió por la literatura, es que las parálisis y contracturas eran excepcionales, en ocasiones podían darse pero tan sólo como la representación de un “ictus de carácter transitorio”. Lo que sí se observaba con mas frecuencia, y solía prestar a confusión, era un estado de incoordinación en los movimientos, hallándose también en la masticación de carácter continuo, produciendo una sensación característica que solía referirse como un “rechinamiento de dientes”. En realidad esta incoordinación era el producto de una hipotonía que podía observarse en la fisonomía, por el respectivo borramiento de los pliegues cutáneos. En general no se han imputado a la PGP alteraciones de la sensibilidad, aunque sensacionalistas hubo siempre. Los ictus congestivos, a los que hemos hecho mención, son accidentes neurológicos, que suelen ser epifenómenos paralelos a la instauración del cuadro. En escasas ocasiones suelen ser precedidos de fenómenos sintomáticos, si es así suelen ser inespecíficas: vértigos, sacudidas musculares, obnubilación, ya que en términos generales aparecen en forma repentina y caprichosa, constituyendo:

1) Ictus Epiléptico: Se parece bastante a la crisis epiléptica común aunque hay ciertas diferencias con ésta última, a saber: la caída es menos brusca, el grito es menos frecuente y lascivo, las sacudidas musculares no llegan a ser intensas, son en realidad pequeñas sacudidas tónicas a veces de carácter localizado como en las crisis de tipo jacksonianas.

2) Ictus apoplético: Semeja un cuadro de hemorragia cerebral, pero sin sangre, con eso se entiende. Todo sucede de manera tal que el sujeto pierde el conocimiento, resolución en forma compleja, o en ocasiones quedaba hemipléjico. Pueden ocurrir entonces dos cosas: El sujeto muere o la descongestión se produce efectivamente y recupera el estado de conciencia pudiendo quedar con una hemiplejía ligera (la llamada forma de Lissauer) que era fláccida, que se disipa discretamente a los pocos días.

3) Ictus amnésico: Es el menos frecuente de todos, pero el mas llamativo. Muchos lo han considerado equivalente del epiléptico, pero a ciencia cierta se diferencia porque el individuo cierto día presenta una laguna en su estado de conciencia, de manera tal, que no recuerda lo sucedido en dicho lapso de tiempo. Lo mas llamativo para diferenciarlo con el epiléptico es que la conducta del individuo durante el episodio aparenta normal. Por eso se considera amnésico, y no tanto epiléptico (no hay automatismos de Novo o continuaciónbisw de actos encadenados)

Finalmente se podían ver en estos pacientes todos tipos de estados somáticos tales como neurastenia, pasando por cefaleas y perturbaciones digestivas, que no en pocas ocasiones eran el aura de una insuficiencia hepática. No pocas veces tampoco se describieron en estos pacientes leucoplacias bucales, problemas de temperatura y trastornos genitourinarios. Hoy día podemos inferir que todos estos síntoma serán el epicentro de un abandono de su elán vital a favor de un debilitamiento de las funciones judicativas.

nietzsche Nietzsche poseía una enfermedad mental, producto de una sífilis contraída en su años de juventud, en una estadía en Venecia. Hay otra dos hipótesis que se aventuraron, y fueron las que motivaron esta revisión de la PGP, y son dos básicamente dos. La primera dice que poseía una demencia precoz tardía, esto es dudoso por dos razones: La primera es que la esquizofrenia tardía es rara, mucho más en una persona con este caudal ideático, es decir, que no se encuentra con un déficit psíquico manifiesto. Además si bien muchos síntomas pueden confundirse con la demencia precoz tales como la indiferencia emotiva, la incongruencia de actos y palabras, entre otros. Lo cierto es que una esquizofrenia sea temprana, o bien tardía, se produce de forma brusca e insidiosa, y no lentamente y de forma solapada como fue el caso de Nietzsche que aún en pleno brote era capaz de escribir de forma brillante. Además nunca se observaron actos estereotipados, uso de neologismos (lo que hubiera sido previsible en un filólogo) ni la presencia de trastornos manifiestos en la esfera del discurso, amaneramientos. Además el caudal ideático del pensador, si bien pudo mermar manifiestamente, no se produjo de la manera en que se hace en la esquizofrenia, así por ejemplo el caudal asociativo de Nietzsche solía ser bueno, lo que habla de que su capital ideático aunque mermado se encontraba respetado, además su pensamiento si bien podía ser desorganizado, por su capacidad de construcción práxica, no tendía nunca a la disgregación. Así sus delirios que son típicos de la PGP eran de grandeza, así se hizo llamar Bismark, Dionisio, y se identificó con otros grandes personajes de la época lo que habla de una tendencia a la construcción de ideas por medio de delirantes de grandeza, poco comunes en una esquizofrenia. Podría argüirse que son típicas de la parafrenia, particularmente de la forma expansiva, pero no hubo en Nietzsche un sistema delirante semi sistematizado, su mecanismo parecía ser mas que nada interpretativo, pero no estar acompañado de mecanismos de formación delirante. La teoría cae mas por la borda si uno toma en cuenta que las parafrenias se dan entre los 30 y los 35 años, especialmente las de este tipo.Nietsche terminal Tampoco parece ser un Delirio Imaginativo De Dupré, en el sentido de que si bien por momentos mentía, luego restituía sus ideas, y además como es sabido el delirio imaginativo es semi sistematizado, por lo que muchos lo piensan como una forma defectiva de parafrenia (parafrenia confabuladora). La otra corriente piensa que el autor Alemán tenía una demencia presenil, es decir, una fronto temporal si bien es cierto que la enfermedad de Pick tiene muchos de los componentes de la PGP hay cuatro elementos claves que te hacen volcar la balanza: El primero es que una enfermedad de Pick la debilitación es mas lenta, en segundo lugar mas precoz, en tercer lugar las conductas del individuo no tienen nada que ver con la personalidad previa, y finalmente, el diagnóstico es post morten. Si miramos el historial de Nietzsche no padeció paralasis sino hasta los 50 años, por eso nadie duda es una parálisis de iniciación tardía. En segundo lugar sus cuadros primarios si bien empezaron de jóvenes parecen ser mas consecuentes con los trastornos que experimentas quienes tienen parálisis (trastornos oculares, desmayos, cefaleas y problemas del sueño. El hecho de su desinhibición, y tendencia a actuar de forma caprichosa y egoísta parecía ir en tono con su filosofía, su modo de ver las cosas, lejos hubiera estado de este hombre el comportarse en forma educada (de hecho este artículo no existiría si por eso fuese). Finalmente nadie pudo demostrar que el cerebro de Nietzsche tuviera atrofia cortical o temporal cosa esperable para esta enfermedad. Además muchos olvidan que este hombre en verdad tenía problemas de personalidad previos, que pasaron a segundo plano, pero que hablan de una personalidad intelectual, urania, libertina y despreocupada, el tipo de persona que solía contraer la sífilis en el siglo XIX. Además como toda persona libertina y despreocupada.

Finalmente estos autores olvidan que estos pacientes que tienen múltiples quejas somáticas muchas veces eran tratados con tinturas de opio y cloral, drogas que muchas veces podían ocasionar conductas desinhibidas, y fluctuaciones del ánimo. Y su retiro podría ocasionar apatía, indiferencia y una tendencia al ensimismamiento. En consecuencia discutir que Nietzsche no tenía sífilis, es sólo no leer con detenimiento el parálisis que significo la PGP para el mundo Europeo.  El final del genio. Overbeck, el amigo fiel, viaja hasta Turín para llevarlo a una clínica psiquiátrica en Basilea, y allí lo atiende el conocido Dr. Wille quien le diagnostica una Parálisis General Progresiva. Después de Basilea, Nietzsche fue trasladado a Jena para confirmar su diagnóstico por nada menos que el Dr. Otto Biswanger. Al empeorar fue a Núremberg junto a su madre, quien lo cuidó hasta empeorar en 1897. Desde entonces hasta su muerte sobrevenida en 1900 quedo bajo el cuidado de su hermana Elizabeth en Weimar. Aquí en realidad está la confusión, la hermana de Nietzsche no sólo modifico sus textos para ser elogiosos a los Nazis, sino que pago a un tal Dr. Volpius para que publicara un ocurrente trabajo sobre formas no sexuales de contagio de la sífilis. Es decir que quienes leen muchas veces el historial médico de Nietzsche, les pasa lo mismo que a muchos alemanes solo están leyendo lo que adulteró su hermana para formar de este hombre un ícono nacional (cosa que el nunca quiso ser). Finalmente el pobre Nietzsche murió el 25 de agosto de 1900 de una neumonía. Su hermana publico las obras modificadas, hasta la caída del régimen nazi en 1939, donde los textos de Nietzsche fueron corregidos por medio de manuscritos que habían quedado en manos de amigos suyos. Su historial médico aún suele ser un misterio en realidad por esto, y por no conocer que la PGP puede ser tardía, cosa que si en efecto es común. Así que como vemos el fundamento de Nietzsche no fue su sífilis, sino los múltiples intereses que su vida convoca.

Anuncios

Publicado febrero 16, 2011 por gabrieldaruich en Psiquiatría Clásica

2 Respuestas a “LA PGP III: EL OCASO DE LOS IDOLOS

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Las normales mejor llamarlas isocóricas ya que estamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: