Las “esquizias”: o para quienes un año que jamás comienza   Leave a comment

soledad Ya en el año 1600 WILIS advierte el trastorno. Mucho después Esquirol y posteriormente Pinel, encuentran un grupo de jóvenes que caen en la “estupidez”, idiotas adquiridos, para diferenciarlos de los que así nacían, es decir, los idiotas originales o frenastenicos. A mediados del siglo XIX Morel la denomina demencia precoz o demencia de la juventud. Mientras tanto en Alemania, Kahlbaum y Hecker (1863 y 1871) describen un cuadro que aparece en la época de la pubertad, y adolescencia, caracterizado por episodios de depresión y agitación denominados demencia terminal, al que asignan el nombre de hebefrenia. En honor a Hebe la diosa de la juventud en la mitología griega. El mismo Kahlbaum describe en 1874 el síndrome catatónico, presente también en los años juveniles. A fines del siglo XIX, en 1893 con más exactitud, Kraepelin reúne todos estos enfermos en un esfuerzo de síntesis que serviría de sólida base a las construcciones posteriores, en un solo grupo que lo denomina con el nombre de demencia precoz, retomando la designación dada por Morel, y especifica las características de la enfermedad: naturaleza orgánica, síntomas polimorfos, instalación en la juventud y, por sobre todo, destrucción de la personalidad de la personalidad en el sentido de la instalación de un estado demencia. En el año 1911, Bleuer, de origen Suizo, maestro de Jung, publica con éste último su concepción respecto a éste grupo de enfermos mentales al que denomina síndrome esquizofrénico (“esquizo” = división; frenia = mente), termino que adopta porque el fenómeno fundamental – dice – es una disociación o disgregación de la personalidad cuyo curso reposa sobre tres caracteres semiológicos básicos: autismo, ambivalencia y disociación afectiva. Para Bleuer hay esencialmente una pérdida con el mundo exterior para vivir exclusivamente en el interior, una actitud psíquica que denomina autismo, visible en muchos de los síntomas por lo cual el paciente presenta antagonismos a sus reacciones afectivas, volitivas y motoras (ambivalencia). Finalmente estos pacientes presentan una forma de conectar las ideas entre sí , desprovista de los elementos de la asociación lógica, este fenómeno de disyunción de la asociación psíquica se denomina disociación asociativa. El_Caso_De_Calvin_Willis_-_Custom_por_jonander1_[dvd]_80 El concepto bleueriano toma rápidamente difusión, adoptándose en psiquiátricos y dando lugar a numerosas concepciones derivadas, cuyo hilo evolutivo, es difícil de seguir, como que hasta el presentante no se ha adoptado todavía una uniformidad doctrinaria a ciencia cierta. La multiplicidad de síntomas, lo inexplicable de los mismos, la inexpugnabilidad del pensamiento interior de los pacientes, las variaciones en el curso de su afección, y lo heterogéneo de su producción ha dado lugar a diversas teorías la mayoría de las cuales tiende a ver en el grupo de esquizofrénicos, una serie de entidades distintas con manifestaciones semiológicas similares. En concreto se puede señalar que el grupo de las entidades esquizofrénicas presentan un denominador común una división de la personalidad, la cual disgrega con una exteriorización variada en diversos aspectos intelectuales, afectivos y volitivos que son ambivalentes por su doble cara, a saber: una mira a la realidad exterior, la otra al interior. En consecuencia la disgregación del pensamiento, se manifiesta a partir de una disgregación de las asociaciones, que provoca entonces una pérdida de la dirección del pensamiento, de modo tal, que el psiquismo se expresa de modo anárquico, ejerciéndose, las funciones en forma autónoma e independiente una de las otras, es decir, produciendo una sintomatología polimorfa que halla su explicación en cierta causalidad fenomenológica de quien la observa externamente.

salmacia Período de comienzo. Es sumamente dispar, heterogéneo; desde el punto de vista semiológico puede decirse que cada esquizofrénico inicia su enfermedad de un modo particular. En general suele ser lento, e insidioso (esta es la diferencia semiológica con un desarrollo, por cierto, por eso es un proceso); el enfermo comienza a sentir una sensación extraña de cambio, de algo distinto, que no puede precisar; tiene la presunción que algún peligro se cierne sobre él, que no puede precisar; que no se materializa y amenaza directamente su personalidad; es la sensación de la amenaza del yo que describen algunos autores. Semiológicamente es, la conducta, la actividad psíquica, la que mejor refleja el comienzo de la esquizofrenia: abandono del estudio, del trabajo, o bien, su realización con dificultad y distraídamente; alejamiento de los familiares y amigos, preferencia de la soledad para una introyección mejor, y en ese estado los enfermos permanecen días o hasta meses durante los cuales la reducción de su afectividad es cada vez mayor. Es en ese período que el enfermo comienza a mirarse al espejo (signo del espejo), buscando esa sensación subjetiva de cambio. Ya en aumento la afección puede seguir un curso variable: proyectar al mundo exterior las causas de su sensación de cambio con el desarrollo de un delirio de influencia con ideas de carácter persecutorio; otras veces un estado depresivo o exaltación de tipo maníaco (hebefrenia); en otras oportunidades desarrolla estados fóbicos, u obsesivos(simple), o bien un estado muy similar a la confusión mental, denomina seudoonírico, en el que predomina una sintomatología de embotamiento, que pueden dar manifestaciones cinéticas alternantes (catatónica). Sean cuales fueren las primeras exteriorizaciones de la esquizofrenia, su ingreso, al estado psicótico se hace por medio de una riqueza sintomatológica de caracteres más o menos típicos, cuya variedad depende de las formas clínicas. Por lo común, las asociaciones se relajan, el pensamiento comienza a seguir un curso y dirección determinada las ideas se conectan entre sí sin asociación lógica, determinando todo ello un funcionalismo psíquico sin eje conductor, que a veces está en contacto con la realidad exterior y en otras se aleja de él; los estímulos por mementos se perciben, mientras que en ciertos instantes no consiguen captar su atención; en consecuencia en otras la realidad exterior se aleja de él. El discurso de los esquizofrénicos toma un carácter incoherente, de particulares características. Un rasgo sintomatológico distintivo es su afectividad el tono afectivo hacia lo que lo rodea, los familiares, los objetos vinculados a él, y toda cosa que sea, empieza a perder interés, el estado de inafectividad se hace tan evidente que resulta de lleno que el paciente concentra a ésta en el mundo interior. Las tareas habituales ya se han abandonado, luego las inherentes al cuidado personal son las que se pierden, se vuelven desalineados, desaseados, permanecen horas y horas sobre la cama mafallda sin entrar en contacto con los circundantes. La sintomatología exterior se hace tan evidente que determina por lo común su internación.

Período de estado. La instalación de los síntomas es muy diversa, por lo cual, los autores han establecido distintas formas clínicas, cada una con sus manifestaciones peculiares. Puede que el enfermo entre en una suerte de inercia motriz (forma catatónica), o bien agitarse y deprimirse (forma hebefrenica), exteriorizar sus ideas delirantes (forma paranoide o delirante) o perder el contacto vital con la realidad con una decadencia mental evidente (forma simple). La trema o temple delirante (Wahnstimmung de la Psiquiatría alemana, esquizoforia de López-Ibor) es la forma primera de expresión de la psicosis esquizofrénica. Si bien no siempre se halla presente (el enfermo puede caer directamente en la certeza delirante) es frecuente si se realiza una buena y complet

hoguera  La historia clínica consiste en encontrar sus manifestaciones. Trema, que Ey denominó vivencia delirante primaria, es toda una vivencia de cambio: se altera la percepción sensorial de la realidad y el juicio lógica que en ella se fundamenta, como consecuencia de la escisión interna que supone la psicosis. Y la afectividad participa activa y completamente en estos cambios. Es la realidad interior la que se altera, pero en un intento de respuesta lógica de la mente no es así como se percibe, sino como un fallo en el mundo exterior. El individuo proyecta en él el cambio propio y lo vive como un cambio ajeno: se da cuán profundo cambio de la experiencia sensible, que ya no le permite enlazar con los anteriores sistemas de referencias (la nunca mencionada: apofrenia, ajaj!!). Las alteraciones de la experiencia corporal son parcialmente proyectadas en el mundo exterior: el enfermo expresa el sentimiento de un ambiente nuevo, de cambios ocurridos en el interlocutor o en determinados seres escogidos, o en ciertos objetos de sí. Para algunos la génesis inicial de esta distorsión perceptiva que conducirá a la psicosis se halla en el terreno subconsciente, en fantasías y motivaciones inconscientes mal integradas en el desarrollo de la psique. Otros consideran la constitución del otrora legalmente alienado el resultado de anomalías biológicas en la composición cerebral (neurotransmisores) o en su maduración, o la consecuencia de un fallo de adaptación al entorno en una naturaleza frágil. Todos estos factores pueden de hecho contribuir a la formación del delirio.En cualquier caso no es aquí nuestro propósito explorar a fondo los posibles desencadenantes del delirio, sino el proceso de su constitución y su diacronía volitiva.

Sueles Dejarme Solo – Soda

Esta discordancia entre realidad externa e interna (ésta psicosis discordante) es vivenciada como des realización y despersonalización por el individuo enfermo, que reacciona de forma lógica con perplejidad, expectación y angustia ante la incertidumbre que le produce algo que no logra identificar pero que presiente claramente, que de algún modo sabe presente. Y, no lo olvidemos, con notable sufrimiento -como decía Jaspers, el espíritu está presente en la vida psíquica enferma igual que en la vida sana. Así en palabras del mismo autor: “hay siempre un algo, aunque enteramente obscuro…el delirante, como el sano, busca la coherencia en su nuevo mundo: Surge en el enfermo un sentimiento de inconsistencia y de inseguridad, que le impulsa instintivamente a buscar un punto sólido en que confirmarse y aferrarse. Ese complemento, ese fortalecimiento y consuelo lo encuentra sólo en una idea, lo mismo que los sanos en análogas circunstancias…La crítica no es destruida, se pone al servicio del delirio. Como vemos es el propio delirante en sí quien se siente a prueba en un mundo extraño e inevitable. A veces puede existir cierta critica, una interrogativa “para sí” de los contenidos psicóticos(Jaspers) y lucidez temporal, pero ésta es transitoria y acaba desapareciendo. Finalmente aparecerá la intuición delirante, con la que concluirá la inquietante incertidumbre del trema. Con la intuición delirante sobreviene lo que Conrad denomina anástrofe (del griego anastrophe: giro, inversión): se invierte la intencionalidad normal del individuo hacia el mundo, deviniendo del mundo hacia el individuo. La referencialidad y el egocentrismo propios del delirio establecido corresponden a este fenómeno: todo gira en torno del enfermo. La percepción, el juicio y los afectos (distorsionados) de la esquizofrenia hacen por ejemplo, para algunos, que un año nuevo siempre este por comenzar, pero también, nunca le venga terminar. Esta plusvalía intuitiva, por decirlo así, es el fondo de una oscura verdad en que la razón nunca termina dándonos lo que esperamos obtener: esta es con todo, la gran desgracia, de quien decide darle la razón a los caprichos de un loco: Para ellos feliz año, pues son tan simpáticos….

Anuncios

Publicado enero 1, 2011 por gabrieldaruich en Psiquiatría Clásica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: