Los huidizos límites: Una vida entre el amor y el odio   Leave a comment

 

border La característica huidiza del paciente borderline, su temor al engolfamiento,  fue denominado por Burnet al en 1969 como el “dilema necesidad-temor” con respecto al terapeuta. Para estos autores los estados fronterizos poseían un sentimiento de culpa primario: por un lado este sentimiento de culpa sería el causante de su necesidad constante de recurrir al “acting out”, como una forma masoquista de proyectar su maldad; por otro lado al satisfacer una necesidad intrínseca de auto castigo este sentimiento explicaba sus reacciones terapéuticas negativas así como su tendencia a la soledad . Pero han sido Adler y Buie quienes han enfatizado el rol centra que juega el tema de la soledad en estos pacientes, así para estos autores el punto central sigue siendo la escisión , dado que, lo que sucede con estos pacientes es que no pueden mantener a lo largo del tiempo una adecuada cohesión interna . En consecuencia en situaciones éstres, o duelo, pierden la capacidad de mantener una memoria evocativa de personas significativas en su vida, esto explicaría las situaciones de confusión y enojo que emergen de repente en la relación terapéutica. Así por tanto Adler y Buie no sugieren en estos casos la confrontación como recurso, sino que marcan el énfasis en mantener un  adecuado sostenimiento y tranquilización del paciente ante estas situaciones, lo que lleva a que el paciente pueda introyectar a un otro tranquilizador ante situaciones de estrés. Como dijimos antes para estos autores la escisión juega un rol sumamente central, puesto que, si bien es cierto que estos pacientes por medio de ella son llevados a proyectar en el terapeuta sus partes negativas. También pondría en juego la capacidad del terapeuta para poder contener (contain) las proyecciones del paciente desde el inicio de la terapia, y a lo largo de lo que entienden como primera fase. Así progresivamente el paciente será  capaz de poder introyectar a sí mismo nuevas estructuras, en vez de repetir los mismos patrones autodestructivos que ha tenido des de su infancia.kohut La segunda fase comienza para estos autores cuando el paciente ya no sufre de experiencias de aniquilamiento, y soledad, sino que se arroja en cambio a sentimientos de incompetencia y debilidad que implican que el paciente ha modificado su estructura de base. En esta fase el paciente tiende a idealizar al analista, así el marco terapéutico se vuelve más estable, por lo que se genera una experiencia especular con respecto a sí mismo, y al objeto de transferencia, lo que se posibilita la estabilización de un adecuado vínculo terapéutico. La tercera fase tiene lugar casi al mismo tiempo que la segunda, puesto que con la idealización surgen al poco tiempo en el paciente la sensación de que el terapeuta no es solo un objeto ideal, sino que presenta a sí mismo fallas en el día a día,  el análisis de estas fallas terapéuticas en relación con las frustraciones del pasado permiten realizar una internalización mutativa, en torno a lo que Kohut en 1971 denominó un punto  de frustración óptima.

Esta cita de Kohut no es casual puesto que en este punto para los autores no es fácil diferenciar al paciente borderline de un paciente narcisista, de hecho ellos ven al paciente borderline y al narcisista dentro de un continuo. Dado que lo que se busca es la expresión en forma simbólica de estos cambios en la vida real logrando que el indiviudo pueda ser capaz de expresar ante sí mismo y los otros en una forma consistente de ser y de realizarse como individuo.

La característica huidiza del paciente borderline, su temor al engolfamiento,  fue denominado por Burnham et al en 1969 como el “dilema necesidad-temor” con respecto al terapeuta. Para estos autores los estados fronterizos poseían un sentimiento de culpa primario: por un lado este sentimiento de culpa sería el causante de su necesidad constante de recurrir al “acting out”, como una forma masoquista de proyectar su maldad; por otro lado al satisfacer una necesidad intrínseca de auto castigo este sentimiento explicaba sus reacciones terapéuticas negativas así como su tendencia a la soledad . Pero han sido Adler y Buie quienes han enfatizado el rol centra que juega el tema de lakohut2 soledad en estos pacientes, así para estos autores el punto central sigue siendo la escisión , dado que, lo que sucede con estos pacientes es que no pueden mantener a lo largo del tiempo una adecuada cohesión interna . En consecuencia en situaciones éstres, o duelo, pierden la capacidad de mantener una memoria evocativa de personas significativas en su vida, esto explicaría las situaciones de confusión y enojo que emergen de repente en la relación terapéutica. Así por tanto Adler y Buie no sugieren en estos casos la confrontación como recurso, sino que marcan el énfasis en mantener un  laura adecuado sostenimiento y tranquilización del paciente ante estas situaciones, lo que lleva a que el paciente pueda introyectar a un otro tranquilizador ante situaciones de estrés. Como dijimos antes para estos autores la escisión juega un rol sumamente central, puesto que, si bien es cierto que estos pacientes por medio de ella son llevados a proyectar en el terapeuta sus partes negativas. También pondría en juego la capacidad del terapeuta para poder contener (contain) las proyecciones del paciente desde el inicio de la terapia, y a lo largo de lo que entienden como primera fase. Así progresivamente el paciente será  capaz de poder introyectar a sí mismo nuevas estructuras, en vez de repetir los mismos patrones autodestructivos que ha tenido des de su infancia. La segunda fase comienza para estos autores cuando el paciente ya no sufre de experiencias de aniquilamiento, y soledad, sino que se arroja en cambio a sentimientos de incompetencia y debilidad que implican que el paciente ha modificado su estructura de base. En esta fase el paciente tiende a idealizar al analista, así el marco terapéutico se vuelve más estable, por lo que se genera una experiencia especular con respecto a sí mismo, y al objeto de transferencia, lo que se posibilita la estabilización de un adecuado vínculo terapéutico. La tercera fase tiene lugar casi al mismo tiempo que la segunda, puesto que con la idealización surgen al poco tiempo en el paciente la sensación de que el terapeuta no es solo un objeto ideal, sino que presenta a sí mismo fallas en el día a día,  el análisis de estas fallas terapéuticas en relación con las frustraciones del pasado permiten realizar una internalización mutativa, en torno a lo que Kohut en 1971 denominó un punto  de frustración óptima.

LA VIDA COMO UNA PELICULA: La boda de Rachel (Rachel getting married). Se trata de una película que trata del trastorno límite de la personalidad (borderline – inestabilidad emocional).  Es la historia de una ex-modelo que se ha pasado los últimos 10 años entrando y saliendo de centros de rehabilitación, regresa a casa durante un fin de semana para la boda de su hermana. A pesar de su juventud, Kym tiene un largo historial de crisis personales, conflictos familiares y estancias en clínicas para rehabilitarse. La boda de Rachel se presenta como la ocasión perfecta para volver a la casa familiar de los Buchman, y limar así las asperezas del pasado. Sin embargo, lo que prometía ser un fin de semana festivo junto a los parientes y amigos de los novios, se complica cuando salen a relucir viejas tensiones. Kym, con su mordacidad habitual, contribuye a ello, formando un retrato familiar algo extraño. Recomiendo esta película de Jonathan Demme permite hacernos una constelación del océano borderine.

Anuncios

Publicado noviembre 6, 2010 por gabrieldaruich en Psiquiatría Clásica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: