Karl Jaspers 4. Explicar y Comprender a Yaspi   Leave a comment

 

9 El método fenomenológico se enfrenta de un modo diferente a como había sido la posición del investigador hasta esa fecha. Previamente el observador anotaba las conductas externas del individuo, por ejemplo el tema de los delirios, tipos de pensamiento, describiendo los síntomas en forma externa. Estas vivencias morbosas, dice Jaspers, deben delimitarse y distinguirse en la forma más exacta posible. Se trata de ahondar en los síntomas tanto externos como subjetivos, los que se manifiestan en la intimidad del sujeto que son los de mayor valor diagnóstico. Esto fue novedoso para la época de Jaspers ya que el psiquiatra no es ya un mero observador, sino que intenta experimentar estas vivencias. Es necesario que el enfermo escriba o relate sus vivencias morbosas espontáneamente de la forma más exacta posible y libre de cualquier influencia. Su método será destacar, delimitar, diferenciar y describir los fenómenos mentales que de esta forma quedarán actualizados en lo que realmente sucede en el paciente, lo que verdaderamente vivencia, como algo que le es dado en su conciencia. Este estudio de las vivencias rebasa las consideraciones meramente teóricas que distorsionan o no comprenden el vivenciar tal como éste se manifiesta en la conciencia. Se deben dejar atrás las teorías tradicionales, las construcciones psicológicas, para dedicarse a aquello que podamos comprender y captar, diferenciar y describir en su existencia real, superando los prejuicios teóricos. Así el método fenomenológico se relacionará sólo con lo que es realmente vivenciado, con lo intuible y no con aquello que considere un supuesto teórico. La fenomenología ve a lo mental como una actualización inmediata y no se preocupa de la génesis causal de los fenómenos mentales, es por esto que el concepto central para entender la psicopatología es poder comprender la diferencia entre comprensión y explicación.

t04-01 Por cierto resulta arduo el poder realizar un distingo entre los términos comprensión y explicación, tenemos un claro sentido de que hay formas diferentes de lo que pensamos, de como interviene la comprensión o el explicar en cada uno de nosotros. Jaspers, siguiendo el ejemplo de protagonistas de la Methodenstreit, utiliza esta explicación exclusivamente para la conexión de algo a una causal, mientras comprensión es utilizada para dar cuenta de algo que concierne al significado de una acción o evento. Es decir que la razón para comenzar con estas observaciones terminológica es doble: Por un lado en forma concreta Jaspers distingue entre la comprensión y la explicación dado que por su ubicación (evento o causa) de cado uno no coincide exactamente con el uso coloquial, así tenemos que ser conscientes, por tanto, que Jaspers utiliza estos como un distingo práctico en donde podría tomarse literalmente que si un hecho no puede explicarse causalmente, debe comprenderse efectivamente; por otro lado hay una utilidad funcional, en el sentido de que la comprensión es la puerta de entrada de las ciencias humanas a la psicopatología, y por otro lado, en lo que se refiere a la explicación es la puerta de entrada a las ciencias naturales. En consecuencia Jaspers siguiendo a quienes eran los sus maestros la Methodenstreit va encontrar un lugar particular para la compresión que estaría delimitado para aquello que pueda ser una atribución causal, en tanto que la explicación va a ser el producto de un acto, es decir, un efecto de un proceso reflexivo. Finalmente se puede decir que para Jaspers para Jaspers no hay contradicción entre la comprensión y la explicación. Lo que los hace diferentes son las conexiones en que se encuentran los fenómenos. Todo fenómeno puede ser objeto de una explicación causal. Esto hace posible la explicación de las causas, pero no hace comprensible la conexión entre los fenómenos. La explicación y la comprensión apuntan a conocimientos que se expresan desde ángulos distintos. No hay fenómenos que imagepuedan ser explicados y comprendidos en forma simultánea.

Al examinar la obra de Kafka nos arrojamos a la existen de dos constates existenciales que predeterminan y dirigen su pensamiento: por un lado sus personajes asumen la aceptación de la gratuidad del acontecimiento puro, lo que supone la creación un absurdo esencial en la vida y en las cosas. Por otro lado se encuentran en una imposibilidad explicar la existencia, y al tampoco no ser comprendidas se reflejan los personajes enfrentados a una total responsabilidad humana frente al  universo, referible tanto a la comisión de actos propios como a los ajenos, gratitud que sustituye a la finalidad y responsabilidad anterior a la acción. En Kafka la conciencia existencial acepta la responsabilidad individualizada de los propios actos que el hombre no solo es responsable de sus deseos, sino también de su falta de voluntariedad a la vez que de las imprudencias, deseos y/o errores ante lo demás. En consecuencia cada personaje en términos generales subyace sometido a reglas que acepta voluntariamente al pertenecer a un mundo arbitrario y gratuito, y que se le imponen los demás dado que son arrojados a situaciones que no han previsto ni han “querido comprender”. Esta ampliación de la teoría de la responsabilidad, seduce y subleva al mismo tiempo; dota a la obra nos pone en personajes que no pueden comprende, pero tampoco  pueden explicar lo que les sucede, la consecuencia: una ausencia de moral en ellos.Tal es la razón de que casi todas sus novelas se inician con la aceptación de un estado de culpabilidad en sus protagonistas que nadie se encarga de explicar ni definir y cuyo constante mantenimiento, a semejanza de una atmósfera o una luz, llega a convertirse en normal para el lector.En la metamorfosis, amanece convertido en un repugnante insecto, su transformación se ofrece como algo natural y al sujeto que la padece no se le ocurre un solo instante pensar en lo irregular de su nuevo estado, sino que lo acepta sin comprenderlo con una alucinante resignación, así en Kafka el conflicto del ser ante lo desconocido nunca llega a explicase, ya  significaría para el personaje comprender la existencia de un orden superior o armonía universal escondida, pero como la culpa nace del vivir, y este vivir es a su vez culpable de su existencia incomprensible y su irresponsabilidad inexplicable. Así la contingencia y su irracionalismo no solo van de la mano; sino que son característica peculiar en Kafka, la incomprensibilidad del ser ante su mismidad el corazón del método demostrativo de tal absurdo existencial. Es este juego del personaje con lo inefable la base de lo que se ha denominado la significación inmanente en virtud de la cual el escritor nada debe decir de sí mismo, sino mostrar las cosas y las gentes tal y como aparecen, pero dejando presentir a través de su transparencia, lo que verdaderamente, pero nunca podan explicar.

La Metamorfosis es la historia de un viajante comerciante, Gregor Samsa, que una

 

mañana se despertó convertido en un insecto. Y no se trata de un sueño, sino de una metamorfosis real, simple y llanamente. Gregorio tiene que adaptarse a  algo que no puede explicar ni comprender, es decir, su nuevo

cuerpo viendo como puede moverse, que le gusta comer, y otras necesidades que lo arrojan a un sinsentido, a algo para lo que su vida no tiene sentido. Su hermana es la encargada de alimentarlo y de asear su cuarto. Conforme los días avanzan, Gregorio se siente menos integrado a la familia, le gusta esconderse debajo de un sillón y de repente escuchar lo que se oye del otro lado de su cuarto. La familia se queja de su situación económica ya que Gregorio se encargaba de mantenerlos. Cada día tienen que limitarse mas y cada día se les hace mas molesto, a la hermana le toca atenderlo, por lo mismo lo descuida apoyada por el padre que evade la situación y evita tocar el tema, también le prohíbe a la madre que entre a ver a su hijo. Por la situación económica reciben a tres inquilinos, un día la hermana se pone a tocar el violín para los visitantes y Gregorio seguido por el impulso de la música sale de su cuarto dejándose ver. Los inquilinos se molestan y se van de ahí sin pagar ni un centavo. La familia dice que lo mejor que podría pasarles es que Gregorio se fuera de ahí y este lo escucha. Gregorio se siente muy deprimido porque al igual que su familia cree que tiene que desaparecer y el cree que lo mejor será morirse. Al día siguiente la sirvienta lo encuentra muerto y se lo comunica a la familia. Ellos sintiéndose tristes, pero aliviados de su muerte se van de la casa y decide iniciar una nueva vida. La muerte en este caso es precedida por una depresión, o mejor dicho por una incomprensibilidad del ser en el mundo que lo lleva a un ensimismamiento, el hecho de que se vuelva un gusano no es del todo claro, en efecto, es su falta de comprensión lo que lo llevan a actuar como gusano, no pudiendo explicar nunca que finalidad tendría su metamorfosis, esta anomia entre lo explicable y lo comprensible es lo que constriñen su ser, lo vuelven un pasivo que debe ser labado, una larva debajo de un sillón y finalmente sucumbe a la muerte, a la clausura de la mirada del otro, esta incomprensibilidad de lo que gregorio significa para nuestro entorno, es lo que lo lleva a la depresión y finalmente a la muerte.

Anuncios

Publicado octubre 2, 2010 por gabrieldaruich en Existencialismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: