Karl Jaspers 1. Una introducción a la psicopatología   Leave a comment

 

k1 Hay muchos aspectos en los que la psicopatología de Jaspers, aunque de hecho representan la complementariedad, una alternativa a la visión más completa que la proporcionada por la psicopatología descriptiva moderna, está muy lejos de ser la última palabra sobre el tema. Si bien vamos a examinar en este post algunas de las inconsistencias y otros aspectos en los que la psicopatología de Jaspers es incompleta, esto sin embargo, lo hacemos con la intención de brindar un marco conceptual amplio, en otras palabras: la relación entre los hechos y las causas, el desarrollo de sus métodos fenomenológico y la constitución de la subjetividad nos ampliarán el marco a numerosas cuestiones sobre la relación entre lo natural y las ciencias humanas. La dificultad de Jaspers por desarrollar un enfoque fenomenológico se explica por qué hay tan estrecha y puntos de contacto natural entre la filosofía y la práctica en este ámbito. Hemos hecho, éste será el seguimiento de algunos de estos puntos de contacto en las partes posteriores del libro, en dos capítulos sobre las razones y causas, por ejemplo, en la parte III (la filosofía de la ciencia) y en la parte V (la Filosofía de la mente).  Para comprender a Jaspers hay que tomar en cuenta que su psicopatología es descriptiva, por ende, hoy en día un psiquiatra está mejor posicionado para comprender a Jarspers que unos años atrás. La asimilación progresiva de las nosologías de Kraepelin, Bleuler, y muchos otros han contribuido, así como el establecimiento de consensos en avanzar de una manera útil en la práctica: la fiabilidad mejorado mucho y la transparencia de la terminología psiquiátrica actual se basa la evolución de finales del siglo XX en la terapia ( psicológica, así como farmacológicas) y en las neurociencias (como en imágenes del cerebro, la genética del comportamiento, y la psicofarmacología). El peligro, sin embargo, es que se nos pueda olvidar el carácter provisional de la psicopatología actual y futura, en dar lugar a la creencia de que el catálogo ha sido completado. Este peligro es mayor en la actualidad debido a los éxitos evidentes de las neurociencias. Pero como en tiempos de Jaspers, una vigorosa psiquiatría biológica está siempre en riesgo de quedar atrapadas en el callejón sin salida ideológico de un biologismo ecléctico. El peligro, sin embargo, no sólo consiste en creer que nuestra psicopatología actual es completa, ante una mayor cantidad de éxitos garantizados por lo que llamamos evidencia, sino el no ver que al mismo tiempo que nuestro éxito aumenta, para empezar a jugar con Jaspers se reduce en gran medida nuestros fracasos en forma igualmente evidente. Otro ejemplo para no arremeter contra los biologicistas en extremo, lo podemos encontrar en la anti psiquiatría la cual comenzó con muchas energías e ideas nuevas en la década de 1960, y al igual que la psiquiatría biológica clásica es una vez más empezando a realizar progresos reales como la ciencia médica, fue como una especie de choque y una decepción para los psiquiatras de la época. Pero al igual que en el caso de la psiquiatría biológica, podemos ver que la cuestión es cíclica, así el movimiento de la anti psiquiatría, lejos la anti psiquiatría de disminuir en las décadas posteriores, a medida que avanzaron en la psiquiatría

médica se han acelerado, han sido cada vez más absorbidos en la corriente principal o dominante, por no decir en el sistema ( para no ofender virilidades): en primer lugar, con la expansión de las intervenciones no médicas (psicológicas y sociales), luego con el paso de la institucional a la comunitario y al servicio a domicilio, y ahora finalmente, al comienzo del siglo XXI, con la creciente importancia de la “opinión del usuario” en todas las áreas de la salud mental. En consecuencia entre ambas corrientes hay algo en común conforman un pensamiento dominante en la “salud mental”, pero al mismo, tiempo son corrientes por decirlo así antagónicas. En este contexto es que sirve el análisis de Jaspers dado que al intentar establecer un sistema de pensamiento que distingue los hechos de las causas, permite establecer un sistema fenomenológico, a la vez que empírico, da tal manera que en vez de analizar una episteme de las fallas del siglo XX, decantando lo “incorrecto”. Podemos analizar parcialmente e integralmente las diferentes formas de analizar un caso, de tal manera que las perspectivas aunque disímiles, puedan escalonar un rompecabezas, pero al mismo tiempo, poder ser correlacionadas con algo mas profundo, algo que Henry Ey denominaba la historia natural de la enfermedad mental. Para eso sirve Jaspers precisamente desde mi perspectiva, y es precisamente, lo que intentaremos ver al analizar algunos pasajes de la popular obra del Germano conocida como Allgemeine Psychopathologie, el siguiente video lo encuentra ya mayor dando una entrevista a la televisión Alemana, subtitulada al ingles, como para irnos introduciendo los que entiendan.

Anuncios

Publicado septiembre 23, 2010 por gabrieldaruich en Existencialismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: