Los avatares y las depresiones melancólicas   Leave a comment

Es una depresión mayor con una iorphee-clerambaultnhibición marcada la vida psíquica, que lleva a abandonar las actividades cotidianas, inclusiva asumiendo la postración. Se  caracteriza por presentar las ideas típicas de la depresión, pero con una desviación catatímica de su juicio. La denominada reconcentración, no es mas que una  exacerbación del proceso introversivo, que por sus fuertes variabilidad intratensiva, se ve signado a converger en procesos propios de la periferia del yo, es decir, el conjunto de fenómenos que están relacionados con la percepción y la atención. Este fenómeno puede darse por un mecanismo que se llama reconcentración por medio del cual a través de las alucinaciones cenestésicas el individuo en realidad lo que logra es alejarse del mundo circundante. Es por ello que las funciones básicas como atención, orientación y memoria pueden estar alteradas porque en realidad la persona utiliza mecanismos de formación cenestésicos como reforzamiento de la introversión de su persona aunque en algunos casos esto es relativo puesto que la persona en sus antípodas depende de un proceso que intratensivo, es decir, que está signado por un enorme tensión interna). Este proceso de cenestesias continuas puede dar lugar a la formación de alucinaciones cenestésicas propiamente dichas: dado que el interés se desplaza al cuerpo y las cosas que pasan en él, por ende, cualquier enfermedad es catalizada por el más mínimo producto de un fenómeno cenestésico, para ser encausada en la producción de un proceso patológico, que se ve reforzado no por la generación de automatismos (Clerembault) sino por un estrechamiento y compromiso del marco de la conciencia en el plano cualitativo. Así estos pacientes pueden sentir el hígado hinchado, el corazón descompuesto o el cerebro reblandecido. Esto se debe a que para desarrollarse tal convicción, si bien estas vivencias se puede desarrollar un delirio hipocondríaco per se; por otro lado muchos autores piensan que el delirio hipocondríaaco es secundario a una melancolía. En consecuencia siempre que se evalué un paciente con alto grado de déficit cenestopático y convicciones delirantes de tipo hipocondríaco, no es de mala práctica pensar que se encuentra en una defensa frente a la depresión, en efecto, tal como lo ha señalado gran parte del psicoanálisis inglés la identificación con elementos proyectados, puede operar como una defensa proyectiva, que es operativa por una disociación que forma una posición subjetiva del individuo frente al mundo( idecover-96895ntificación proyectiva). Así este posicionamiento tiene por finalidad el negar la posibilidad, o de clausurar la angustia, que implicaría introyectar tales elementos en uno sólo, base quizá central en un posicionamiento depresivo, donde la introyección objetal se hace necesaria como fase previo a la resolución del conflicto, es decir, que la aceptación de la posición depresiva no solo es difícil porque implica una profunda introyección de elementos que podrían presentarse como disociados, por operación de angustias primarias, sino que a su vez de poder realizarlo implicaría una identificación introyectiva con esos elementos, es decir, un proceso que implicaría necesariamente una operación regresiva, al menos al principio para el sujeto (Jung solía decirles regresiones progresivas), pero que conforme avanza el tiempo permiten reestructurar el apronte yoico frente a la angustia, permitiendo progresivamente una estructuración del yo frente a los contenidos de tipo superyoico, permitiendo progresivamente la reorientación del instinto, es decir, la versión hacia el medio circundante, como expresión final de una concatenación de sí mismo, con la Imago expulsada, cosa que es usual en los procesos de Duelo.

Pero sucede en raras ocasiones, siendo mas típico el suo de la negación negación y la afirmación déficit, como inversión del proceso cenestopático: Así ciertas ideas delirantes pueden consolidarse a partir de la inversión del proceso cenestésico, es decir, que la persona no lo vivencia como un hecho positivo, sino que lo sistematiza de forma negativa (como una falta de, o un sentimiento de déficit). En el síndrome de Cotard donde la persona niega partes de su cuerpo, o bien, de su persona (“no existo”; “no moriré jamás”; no tengo un cuerpo de verdad”) y el delirio de infestación donde cree que se está pudriendo por dentro, en el fondo opera dentro de esto un profundo sentimiento de autoculpablidad Progresivamente entonces opera en estos psicópatas un proceso de despersonalización signado en parte por la profunda introversión, que se logra por la reconcentración (facilitación por la vía, es decir por la fase oral), ante lo cual a los procesos cenestopáticos agrega un sentimiento de tristeza más marcado, esto fue desde el principio operativo por la fijeza de las ideas a una corriente displacentera, pero conforme avanza el cuadro es la vía regia por medio de la cual crece el sentimiento de desconexión con el mundo: “el melancólico está triste porque sí”. Así pasa a ser normal, que se sienta triste, la tristeza pasa a ser un hábito, y luego un modo de vida. Así se empieza a hacer visible quien opera detrás de yo, no es ello, es el alter ego: por medio de la auto culpabilidad y la autopunición. Así la persona fue introyectando su vivencia de displacer como algo propio, luego piensa que es su culpa: que todo lo que le sucede es por su pereza, en otras palabras, no piensan que es un problema psiquiátrico; esto lo lleva a que el problema se transforme en algo crónico, pues jamás consultan dado que adjudican todo su pesar a una realidad que ellos mismos crean: abandonos, guerras, la economía o y especialmente un sentimiento de que nacieron para estar en soledad. Esto es lo que explica el punto en cuestión a mi modo de entender en las hermanas Papin una marcada tendencia al acto. Así el melancólico puede pasar al acto en forma casi impredecible, o bien, puede ser el producto de un plan sumamente planificado, que lleva desde automutilaciones e  avatar1 intentos de suicidios al suicidio consumado (es uno de los cuadros de mayor riesgo de suicidabilidad) La forma mas grave de este trastorno es el crimen altrurista, el paciente se cansa de hacer sufrir a los suyos por lo que decide matarlos dado que ya no los distingue de sí mismo, luego de ello, decide darse muerte por sentimiento de autoculpabilidad. Por eso es que lajames-camerons hermanas PAPIN no son un caso de foliux a deux que se pueda explicar por operación de la paranoia, por una simple razón que Lacan olvida, en ellas no se genera un saber del Otro, sino una dependencia del otro: El Otro es quien determina si una plancha funciona, el Otro es quien determina si ellas realizaron sus tareas adecuadamente, el Otro es quien finalmente opera como transductor de su energía. Por otro lado uno podría decir para no dejar d ela la opinión de Lacan de que opera la paranoia, que eso también es cierto, pero sólo en un plano superficial de análisis: opera la paranoia porque prospera la disociación, porque cada vez es menor la tolerancia de esas dos almas a la angustia, porque en realidad cada vez es mayor la dependencia del Otro, en otras palabras, porque cada vez su posición esquizoparanoide es más marcada, en tanto niegan lo obvio: ellas no prosperarían, si hay algo de denuncia social en ellas es su tristeza, su tristeza por no ser mas que la sombra de lo que habían sido, por no ser mas que un chiste de un asesino, por no ser más que dos tristes locas que por sacrificar vicariamente su felicidad mataron al Otro porque no toleraron que la plancha no andará: extraña y delirante paradoja de nuestra frustración postmoderna, en donde la falta de sentido, valores y sosiegos constituye un no saber del otro, una melancolía que solo puede salvarse por un delirio, que no opera interpretativamente como un saber, sino cenestopáticamente como un bicho que carcome nuestro devenir.

saldanaavatar-17-11-09-kc ¿Depresión post-Avatar? De acuerdo con un artículo publicado por la versión digital de la cadena mundial de noticias CNN, la inmersión experimentada en la película parece haber sido demasiado real para algunos fans, quienes dicen que han experimentado depresión y pensamientos suicidas después de verla, por querer disfrutar de la belleza de Pandora. Titulado “Audiences experience Avatar blues”, el artículo de la CNN reseña las declaraciones emitidas por el administrador del foro, Philippe Baghdassarian, quien decidió abrir el tema “Ways to cope with the depression of the dream of Pandora being intangible”, con el fin de que la gente publique sus sentimientos confusos acerca del filme y encuentre ayuda en las respuestas de otros internautas (http://edition.cnn.com/2010/SHOWBIZ/Movies/01/11/avatar.movie.blues/index.html – http://edition.cnn.com/2010/SHOWBIZ/Movies/01/11/avatar.movie.blues/index.html). Este fenómeno me paració interesane puesto que quienes lo mencionan paracen estar en un verdadero estado melancólico así el director del foro que reseña CNN artículo de la CNN reseña las declaraciones emitidas por el administrador del foro, Philippe Baghdassarian, quien decidió abrir el tema “Ways to cope with the depression of the dream of Pandora being intangible”, con el fin de que la gente publique sus sentimientos confusos acerca del filme y encuentre ayuda en las respuestas de otros internautas. Así el dice En el caso del fenómeno Avatar, Baghdassarian refiere que la idea de “estar viviendo en un mundo completamente diferente” parece haber ocasionado que muchos espectadores se sintieran deprimidos. Ése es el caso de Ivar Hill (alias Eltu),

quien explica en el foro cómo se sintió la mañana siguiente

después de ver la película:“Era como si toda mi vida, todo lo que he hecho y trabajado, perdiera su significado. Todo parecía no tener sentido. Todavía no veo ninguna razón para seguir haciendo las cosas, en absoluto. Se puede decir que mi depresión era doble: estaba deprimido porque realmente quería vivir en Pandora, que parecía un lugar tan perfecto, pero también estaba disgustado con la visión de nuestro mundo y lo que hemos hecho de la Tierra. Yo quería escapar de la realidad”. Ahora resulta que la Ilustre CNN, quien postuló la maldad de muchas civilizaciones, nos avisa de la maldad de una civilización imaginaria: ¿No es este el colmo de una sociedad melancólica, introversa e insobornable? En fin lo dejo para otro capítulo…..un mundo por venir bueno o malo es mejor, la verdad que no fascinó Avatar (será porque no la vi en 3D posible explicación de la CNN para este fenómeno melancólico, el experimentar un mundo que no puedo tener…anteojitos 3D y películas de vaqueros??? JAJA….en fin….como quiera que sea, parace que Avatar es un avatar que llego para quedarse….Cameron es un artista avant garde sin duda!)

Esto me hace acordar una frase de Freud (para no entrar en el prototipo de alguna caja de Pandora en su vida, que lo dejo para otro día

“Los sentimientos de ‘amor y temor de dios’ no tienen su origen en dios, si no en los seres humanos. Son sentimientos de frustración dirigidos por el hombre a un ser imaginario que pretende sea su padre..

Sigmund Freud

 

Anuncios

Publicado mayo 18, 2010 por gabrieldaruich en Psiquiatría Clínica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: