La Imidorthymia el secreto de tus tristes ojos   Leave a comment

2ylkaqb Por cuestiones operativas solo voy a citar el ya mencionado Tratado de la Melancolía de Robert Burton, a él le dedicamos muchos comentarios, pero este es un blog poco concurrido así que de buscar testigos solo encontraríamos pobres cómplices. Pero si se me permite voy a hacer un salto de fe, una pequeña re ubicación de esta visión, nos remitiremos a una forma de estudiar la melancolía ahora que dejamos la paranoia, eventualmente, como siempre lo hace este blog trotamundos….salta, vuela, pero con un hilo….Kretshmer en su libro constitución y carácter (1921) se enfoca en una gigantesca investigación (hoy hablaríamos de una n=52.954) para poder delimitar lo que el entiende por los conceptos básicos de constitución, temperamento y carácter. Así la constitución seria el conjunto de elementos heredaros, mientras que el carácter sería la totalidad de las posibilidades surgidas en el curso de ir y venir vital. Finalmente el temperamento sería el conjunto de elementos que vacilan entre la constitución normal, en tanto que pueden oscilar marginalmente a una configuración pre mórbida: “las psicosis no constituyen sino la culminación de grupos de individuos sanos…las formas de transición entre sano y enfermo….pueden calificarse de cicloides…la constitución ciclotímico ha de tenerse en cuenta que no constituye una oscilación entre sano y enfermo, sino que distingue la constitución de grandes biotipos generales” (Kretshmer, 1947). No vamos a entrar demasiado en la obra de Kretshmer hoy, pero la idea es ver esta constitución de biotipos que constituyen formas pre mórbidas, cicloides, que pueden evolucionar a la psicosis.350px-Edgar_Degas-_Melancholy Así en este sentido podemos destacar para empezar a Hubert Tellenbach (1914 -), asociado profesor y jefe del departamento de la psicopatología clínica de Heidelberg, quien postuló en su libro Melancholie (1961) que hay un cierto “tipus melancólico” de carácter que se predispone a oficiar como una expresión de la clínica melancolía. Su principal característica es una constelación altamente desarrollada del sentido del orden (Ordentlichkeit) que conduce “excepcionalmente a exigencias elevadas en relación con los propios logros “. Tellenbach nos alerta:” El melancólico es un individuo que quiere lograr mucho, ya que lo logran regularmTim_Burton_Fans_by_TimBurton_fansente. Pero él quiere mantener sus logros a un nivel que es a la vez un techo: “Por lo tanto, el melancólico se interesa sólo en lo posible, así mientras que cualquier otra cosa “que podría aparecer, nunca es posible incluso aspirar a ella, pues el solo se limita a mantener su sentido del orden Esta es probablemente la razón por la que estos tipos casi nunca alcanzan una alta posición social “(pp. 53-54). En definitiva su predisposición a mantener un sentido del orden, que incluye aplicación, formalidad, conciencia del orden y escrúpulos marcados definen un endotipo que se predispone a depresiones cíclicas puesto que este orden y rigidez producen un desmedro de la cantidad de  información que puede procesar, en consecuencia ante este desmedro, se produce un quiebre, así un input de información aumenta, en el que el individuo se ve de yecto a aumentar su minuciosidad en desmedro de su exactitud., en consecuencia el aumento de la auto exigencia, genera mecanismos de auto punición supra yoicos que generan una depresión. En consecuencia para aliviar estos sentimientos auto punitivos es probable que el tipus melancólicus genere vínculos simbióticos que permitan aliviar la carga por su estrechez, de manera que la ansiedad de abandono en las relaciones interpersonales es el otro puerto de entrada a la depresión. Así el tipus melancólicus en mi opinión no solo se define como dice Telembach por su ordinalidad, sino también, por su Imidotimia (Shimoda, 1941), vale decir, por su apego a las normas y la constitución rígida de vínculos, cuya fragilidad se expone ante el exceso, la liberalidad y la bipolaridad. Con esto no quiero decir que todos los melancólicos sea imidotímicos, no por Dios!.

el-secreto-de-sus-ojos_grande Lo que quiero decir es que algunos de ellos son la expresión final de un tipus, es decir el punto de clive a la constitución unipolar (Van Zersen, 1976). Constitución que amedrenta con quebrantarse ante un espanto, una esquicia o un halo de libertad. Creo que Telembach describe algo que vimos y veremos, algo que por ordinal y pulcro debemos preservar, como pre mórbido: el hombre que solo se deprime, que tan solo aspira a mantener un orden, un imperativo categórico a priori: ¿Pero es posible? ¿ Existe un imperativo a priori posteriori como decía Kant? ¿ Acaso no estamos enterrados en una ontología del ocaso?

El secreto de sus ojos, de Juan José Campanella, está inspirada en la novela La pregunta de sus ojos, de Eduardo Sacheri. A la pareja protagónica, formada por Ricardo Darín y Soledad Villamil, se les suman en otros papeles destacados Guillermo Francella (como compañero del personaje de Darín en el juzgado) y Pablo Rago (como viudo de una joven mujer violada y asesinada en 1974). Benjamín Espósito, secretario de un Juzgado de Instrucción de la Ciudad de Buenos Aires, está a punto de retirarse y decide escribir una novela basada en un caso que lo conmovió treinta añosn322002047262_8212 antes, del cual fue testigo y protagonista. Su obsesión con el brutal asesinato ocurrido en 1975 lo lleva a revivir aquellos años, trayendo al presente no sólo la violencia del crimen y de su perpetrador, sino también una profunda historia de amor con su compañera de trabajo, a quien ha deseado y amado fervorosamente y en silencio durante años. La novela que escribe Espósito nos hace recorrer los años 70, cuando en Argentina se vivían épocas turbulentas, el aire estaba enrarecido y nada era necesariamente lo que parecía ser.

Sin embargo nos parece central para nuestro estudio del tipus menlacólicus centrarnos en Pablo Sandoval el empleado del juzgado que se debate ente el “yo no fui”, y la constitución esencial y petulante que esconde su Dasein quien se aleja del personaje y nos adentra al actor (quien al recibir el óscar, mencionó un rasgo anal marcado, al invitar a quienes no apostaban a comerla!!), pero acaso eso no es el endotímico, un actor, un personaje que actúa “como sí” tuviera un guión secundario, pero que en esencia es el corazón de lo que se repite en la película: la desidia de tribunales, la invitación permanente al desacato y el desafío, expedientes marcados, idas y venidas….en definitiva un exasperado nunca cambia, esto sigue igual: no por lo político, no por lo social, sino por la endotimia contagiosa que en realidad se extiende a todos. Si Pablo Sandoval resulta desafiante es porqué funciona “como sí” fuera un muñeco, una caricatura que excede el personaje y toma al actor de lo que todos somos y lo que todos son: paginas, expedientes, archivos, remitos, despachos, perdiciones de tiempo y encuentros infortunados….en una soledad que atraviesa no solo al ser en sí sino a la contextualidad endotímica cuando es arrasada por el suceder de lo que devine, por un nuevo caso que rompe el paradigma de “quédate en el molde”: ir a mas, pelear por algo perdido….¿ética que se esconde detrás del chanta? ¿O rectitud de un hombre cansado tras tanto devenir? Para mí un rol de la defensa del endotímico ante la constitución bipolar del otro, una forma de quejarse de lo que lo puede desarmar, ordenar y componer a ultranzas, así que cobra vida en su mundo desafectivizado de tinteros, manchas y archivos.

Anuncios

Publicado mayo 4, 2010 por gabrieldaruich en Psiquiatría Clínica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: