Paranoia VIII. Kleist y el extrañamiento: extranjero de una esperanza (subparte c)   Leave a comment

 

kleist1 Bueno finalmente llegamos a Kleist esa especie de cuco que nadie quiere conocer mucho (salvo algunos), no soy un fanático de él, pero creo que hay que conocerlo, estudiarlo y ver que rol juega en la constitución de los posteriores estudios de la personalidad, pues es más de lo que se piensa, si uno toma en cuenta que muchos de los que formularon el DSM-IV estudiaron con él. Como quiera que sea para Kleist la paranoia es particularmente una psicosis aguda. Ahora bien las psicosis agudas, para éste autor, pueden dividirse – a su vez – en tres grupos esenciales, en donde el reubica a los cuadros clásicos puesto que no solo toma en cuenta la circularidad, sino su productividad por fases y su carácter episódico, es decir, que el no estudia su configuración de cronicidad en esta época como algo diferente, sino que se intenta a entender como ciertos epifenómenos agudos inciden en ellas, por ende concibe a las psicosis cicloides incluyen a la configuración marginal de la manía y la melancolía en su expresión aguda; a su vez la paranoia propiamente dicha todo un capítulo (que incluye dos subformas básicas la persecutoria y la expansiva) en su marginalidad paranoide y finalmente la psicosis epileptoide que incluye el capítulo epilepsia aguda. De modo que entonces podemos decir lo siguiente (sacamos las construcciones posteriores y el capítulo de las fasofrenias que lo dejamos para otro artículo)

 

1) Circulares Psicosis                                                Cicloides                Estupor

                                      (Manía, Melancolía)                                         Confusión agitada Psicosis de Motilidad Hipercinética

                                                                                                            Acinética

2) Paranoia                                                        Psicosis paranoides    Psicosis aguda expansiva de revelación

                  (Persecutoria, Expansiva, Grandeza)                        Alucinosis Aguda Persecutoria

                                                                                                           Psicosis de referencia

                                                                                                           Psicosis de extrañamiento

3) Epilepsia                                                       Psicosis epileptoides     Estados crepusculares persecutorios (ausencias, fallas mnésicas)

                                                                                                            Estados episódicos de sueño

                                                                                                           Impulsividad mórbida episódica (dipsomanía, piromanía)

psiquiatrico Nosotros sólo nos vamos a restringir a entender las formas psicóticas paranoides: Ya autores como Westphal y Ziehem habían extendido este concepto hasta el extremo, de hecho, habían llegado a configurar manifestaciones hipoparanoicas, que es lo que luego se entendería como constitución paranoide. En efecto una constitución sana para Kleist es aquella donde el individuo confía de sí mismo y de sus semejantes, en la paranoia sucede lo contrario – y de acuerdo con autores clásicos como Zeelert – toma la desconfianza como la base del desorden constitutivo de la paranoia, pero este no se limita solo a esto sino que por su desvío condicionado catatímicamente ( es decir, por estar cohercionado por una forma fija de sentir) esta dispuesto a perjudicar, y por supuesto, a actuar. Por ende esta fijación de la vida anímica en una sola dirección, hace que quede condicionada fuertemente la esfera superior que determina el desenvolvimiento de sí mismo como con los otros, tanto personal como socialmente. En consecuencia la desconfianza en el delirio de persecución termina siendo una severa afectación en la capa del yo social, pero que parte de una corriente sentimental que condiciona la configuración de los valores preventivos y morales (condicionamiento subcortical si se quiere). Mas interesante es por ejemplo el caso de que el YO encuentre su afectación en sí mismo, y mantenga esta sobrevaloración morbosa de sí mismo dentro del cuerpo, en estos casos es que se da una expansividad impresionante del yufo-fleeto, que configura, una marcada sobrevaloración de sí mismo, como sucede en el delirio de grandeza, que sería un intermedio entre el persecutorio y el expansivo. En el caso de el delirio expansivo sucede lo opuesto al delirio persecutorio, en el sentido de que la persona quiere depositar toda su confianza y su predisposición en los demás, por ende se encuentra sobrevalorado el sentimiento de comunidad, en otras palabras se ha sobrevalorado al yo social, en detraimiento del propio yo que se encuentra solícito a los estímulos gregarios que han sido deliberadamente actualizados. Ahora bien esto es lo que entiende Kleist en base a las formas crónicas de paranoia en donde siempre hay una afectación catatímica del sentimiento de comunidad, se producen en forma crónica, y finalmente como esta desviación requiere la corrupción de las capas superiores, y se produce por la fijación en un hecho catatímico, afecta solo parcialmente a la persona, poco a poco, irá constituyendo en una forma de paranoia. Por ende hay formas agudas de manifestación de la paranoia, es decir formas paranoides, que para Kleist son cuatro: La “psicosis expansiva con ideas autóctonas”, la alucinosis aguda la psicosis de cualidad de relación y la psicosis de extrañamiento.

La primera forma es decir la psicosis expansiva con ideas autóctonas, son lo que Wernicke que era su maestro, llamaba “psiscosis agudas de inspiración” y que ya describimos en la subparte b. Es decir una persona de repente tiene una idea maravillosa, religiosa o fantástica la cual le es trasmitida por lo general a la persona por una entidad exterior. EL caso típico puede ser el de una persona que se comunica con extraterrestres, o tiene intercambios con sociedades secretas, etc..; en estos casos la persona conoce esta idea por voces. Otras veces como hay una oscilación hacia sí mismo desde el yo social, las señales ElSolitario-1 del cuerpo sirven de disparadores para una idea de grandeza, así una distimia corporal puede servir de vector para la revelación de un hecho maravilloso (calores, fiebres). Estas formas deben distinguirse de ciertos estados epileptoides (Kocle y Boch).

En el caso de las alucinosis agudas podemos decir que son cuadros alucinatorios que adolecen de un factor externo que puede explicase como su desencadenante, así aunque puede ser que la persona haya bebido un poco, o que el medio pueda contribuir, sin embargo el componente que prevalece y lo explica suficientemente a lo largo de su vida es el factor endógeno, es por ello que en realidad muchas veces el propio Kleist se pregunta si no es una forma de transición hacia una paranoia de persecución. En concreto son personalidades que tienen una tendencia a una vida peculiar, y que en privado, pueden hablar con formas – o entidades en forma crónica- como Dios o los Ángeles. La formulación aguda es sólo cuando esta porción del delirio es atacada en algún punto por la realidad, sino siguen haciendo su vida, pudiendo o no desarrollar formas crónicas de paranoia confusion(esta es mas mi opinión). Según Bernard Shaw, Santa Juana de Arco era de este tipo de personalidad, yo pienso que eso es una trivialización, porque un santo no entra en conflicto con la realidad, o sí lo hace, los epocales de su dasein la han constituido en un valor trascendental, por ende, es tan autóctona la idea de que es una santa, como de que pudo haber sido una loca. En definitiva David Koresh, u otras formas de falsos profetas, pueden ocupar este lugar con más operatividad y sin tanto conflicto. 

La psicosis de referencia, es decir la tercera forma sería en realidad mas una conceptualización fenomenológica donde la persona empieza a adjudicar como propio todo lo que sucede. Sería un cambio en el proceso atencional donde todo lo que sucede es llevado a la esfera del yo y la relación con los otros, siendo entonces determinadas vivencias condicionadas por el componente catatímico con el que han sido teñidas, para ser distorsionadas. Por ende ha de ser distorsionada por la conciencia, puesto que el fenómeno afectivo, la impone una impronta de inexorabilidad a la situación, por ende, si bien podrían entenderse a veces como episodios crepusculares (o por lo menos donde está alterada la conciencia) también pueden suceder en un trasfondo de conciencia vígil, en estos casos solo se altera la cualidad de relación y reconocimiento, puesto que podría mantenerse inalterada la cualidad de conciencia. Probablemente, y esta es una opinión mía, muchos episodios que luego pueden invadir el campo consciente empiezan alterando a estas cualidades, sin embargo en otros casos con esta alteración no solo que es suficiente, sino que resulta más Confusion_of_Tongues eficiente, puesto que al no genera distorsión de los canales de adaptación yoica.

La última forma se llama psicosis de extrañamiento sería como una acentuación del tercer tipo donde la persona experimenta una disfunción y perplejidad de la visión sí mismo, alterando no solo las cualidades de relación y reconocimiento (por eso decíamos que nos importaba poco si afectaba o no a la conciencia) dado que esta alteración la capacidad misma de vivencias del Yo. En consecuencia mas allá de esta complicada clasificación la idea de Kleist es clara, puesto que, lo que plantea el Alemán es que la desconfianza y el extrañamiento son la base para entender la paranoia, pero si uno quiere comprenderla debe tomar en cuenta que esto que incluso en un sentido mas profundo y abarcativo como autorreferencial tampoco es consecuente para dar cuenta de la alteración que se produce entre sí mismo y los otros. Para ello es necesario tomar en cuenta que esta alteración de sí mismo y el mundo, es una alteración precisamente en las relaciones sentimentales, el paranoico es frío, es confuso o se extraña completamente del mundo en el que vive; en otras palabras el paranoico no siente lo que le pasa, deja de tener conciencia de lo que le sucede, no solo no puede referirlo o cualificarlo adecuadamente sino que en un sentido mas profundo no puede ya vivenciar lo que le sucede, por eso la paranoia es rica en hiperseptía, en aumento de la sensorialidad: tanto externa como interna. Puesto que la atención de sí mismo se ha ido disolviendo particularmente, es obvio por otro lado que quizá como el mismo Kleist (y sus discípulos lo destacan) esto guarde relación con la epilepsia, pero también, debe entenderse que el fenómeno epiléptico, y también el crepuscular, no dejan de tener relación con la vida del semejante. Es ese el secreto para entender la paranoia en Kleist como un progresivo desprendimiento de los afectos, de la valoración preventiva de sí mismo y los otros; pero al mismo tiempo con una consecuente sobrevaloración de elementos sensoriales, por condicionamiento catatímico, es decir, que la volición deja de ser activa y se transforma en un instrumento pasivo del propio suceder: repliegues, expansiones, grandezas, extrañamientos no son mas que encadenamientos de un no sé por donde ni cómo seguir estando atado al mundo que me rodeo, por eso para Kleist la paranoia es un cuadro fásico y progresivo, cuanto mas largo y mas conservada esté la conciencia mas relación podría tener con la paranoia clásica.

albert_camus EL EXTRANJERO. En esta novela Albert Camus describe en forma muy detallada la carencia de valores del mundo contemporáneo como consecuencia de la frustración y la desesperanza en la que Europa quedó sumergida después de la guerra. Meursault, el protagonista refleja la filosofía del absurdo, la sensación de alienación, de desencanto frente a la vida. De esta obra se desprende como el progresivo aburrimiento, la cotidianidad y la indiferencia lo van haciendo insensible, indiferente y hasta casi un despiadado. Parecería que para Meursault da lo mismo ser de una forma que de otra, sin embargo, también en la novela se afirman las cualidades positivas de la divinidad y la fraternidad humana. La historia transcurre en dos partes en la primera Merursault un empleado de parís, es notificado de la muerte de su madre ahí comienza su extrañamiento con la realidad, progresivamente primero no siente nada al ver a su madre muerta, luego el tiempo que le es dado para vivir el duelo transcurre en el mas absorto de los letargos, llegando el domingo se siente muy solo. El lunes debe regresar a la oficina siendo sorprendido al entrar por su jefe, que cuando pregunta la edad de la madre fallecida, no recibe por Meursault respuesta alguna, es más tanto extraño esto a nuestro protagonista que decide irse a su casa, y volver por la tarde, así continúa Mersault progresivamente sintiéndose un extraño por completo, poco a poco: los encuentros conextranjero el vecino, su emperramiento por divertirse sin poder hacerlo y finalmente las indiferencias que el mismo expresa. Dijimos por otro lado que también saca lo más profundo de los intereses humanos porque sus compañeros empiezan a preocuparse: su jefe le propone traslados a áreas para que cambie de aire, una chica le propone matrimonio confesándole su amor a lo que responde que le da igual, que el matrimonio no es importante, y finalmente, no solo que se emperra con no entender a Salermo (e dueño del perro) sino que previamente se emperra en seguir a una chica que vio en un bar que tenía una revista de radiofonía, hasta perderla. Hasta aquí parece un melancólico, un nihilista, pero si uno presta atención: todo da igual, todo??? No!!!!! fíjense que hay una cosa numinosa, nueva, incomprensible pero atractiva, quiero decir que la chica que sigue ella no le da igual, tiene algo que el no entiende, no es la revista de radiofonía, algo que la hace inexplicablemente atractiva, por eso el la pierde, un nuevo afecto se fija en él, un sentimiento ambiguo por lo algo extranjero a su entorno, pero antes que nada esto es precedido por un extrañamiento en la relación con los otros y una hipercaptación de señales indescifrables, cerradas y solipcísticas. Así preocupados por su amigo María (su cortejante) y Raymond (su mejor amigo) deciden invitarlo a pasar a Argelia unos días, allí todo sigue para Meursault en automático, Se bañan, almuerzan y luego los tres hombres salen a caminar. Se cruzan con dos árabes, que vienen tras Raymond a vengar la paliza que le dio a su amante. Raymond es herido. Lo llevan a un medico. Nuevamente vuelve a salir con Meursault y se sol1encuentra otra vez con los árabes Raymond saca un arma pero no la dispara. Meursault se la pide. Regresan, pero él no quiere encontrarse con las mujeres y decide seguir caminando.  El sol le molestaba, el calor lo sofocaba. Encuentra al árabe que hirió a Raymond, le muestra su cuchillo y él dispara. Meursault comprende que destruyó el equilibrio del día. Por primera vez un domingo fue diferente para él. Había sido feliz. Así Disparo cuatro veces más sobre el cuerpo y reconoce que así llama a la puerta de la desgracia. Así es llevado a juicio, vamos a ser mas breves, y decir que Meursault se da cuenta que las cosas no van resultando a su favor porque no sólo se lo juzga por su crimen sino también por  no haber sido un buen hijo. María, Nassau, Raymond, testimoniaron destacando sus cualidades, pero el fiscal se mantuvo en la misma línea: desacreditarlo; por otro lado Mersault otro la de auto desacreditarse, y la de castigarse con el silencio yzap_cure la indigencia. Conforme avanza el juicio (C. IV) Meursault piensa que él jamás lamentó nada verdaderamente. Cuando el presidente del tribunal le pregunta si desea decir algo, expresa que no tuvo intención de matar al árabe, que todo fue por causa del sol. Así la defensa se derrumba y nuestro protagonista es condenado al calazo. Ya esperando su ejecución oscila entre su desamor y la esperanza de ser salvado por pedido de indulto.

Si bien acepta escuchar argumentos para seguir a Dios, se muestra como un incrédulo, pero en el último momento el piensa algo interesante con lo que casi termina Camus esta obra magistral, el pensamiento de su madre y la necesidad de tirar a “tierra el pensamiento del mundo”. Como pudimos ver a la luz de Kleist, mas que el Crimen, por su indiferencia y su negación, la vida de Mersault fue la razón misma de su ejecución. "Quiling an Abrab" fue el primer sencillo editado por la banda británica The Cure. Se grabó al mismo tiempo que su álbum de debut, Three Imaginary Boys (1979) pero no fue incluido en dicho álbum. No obstante, sí sería incorporado a la reedición americana de dicho álbum, Boys Don’t Cry, de (1980).  El compositor, Robert Smith, ha afirmado que la canción fue "un leve intento poético de condensar mis impresiones sobre los momentos clave de El Extranjero (La novela de Albert Camus). Las letras describen un tiroteo en una playa, en las que el árabe del título es asesinado por el narrador. En la historia de Camus, el personaje principal, Meursault, dispara a un árabe que está de pie en una playa (Standing on a Beach), tras mirar al mar y cegarse totalmente por el sol, reflejado en el mar, la arena y el cuchillo que el árabe sujeta con sus manos. La canción ha sido siempre fuente de controversia ya que muchas veces se la ha considerado erróneamente racista, por supuestamente promover la violencia contra los árabes. En Estados Unidos, la primera compilación de singles de The Cure, Standing on a Beach, de (1986), se editó con una pegatina en su carátula advirtiendo contra la utilización racista de la canción Considero que la obra debe llevarnos a una profunda reflexión acerca de la importancia de encontrarle un sentido a la vida. La costumbre no debe vencer al hombre, ninguna fuerza extraña debe dominarnos. Fuimos creados libres y con esa libertad debemos superar la cotidianidad, el absurdo, el sin sentido. Luego de leer a Kleist podemos entender como la ausencia de una meta, de un sentido en la vida, llevó a Meursault a tanta indiferencia, a ni siquiera luchar por su vida, a entregarse en el más absurdo y absoluto silencio, y que significa el extrañamiento y la confusión mas allá de una guardia externa donde no podemos muchas veces analizar el desarrollo que hacen este tipo de pacientes.

Anuncios

Publicado febrero 27, 2010 por gabrieldaruich en Psiquiatría Clásica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: