La histeria y su vocación neurológica   Leave a comment

180px-Pr_Charcot_DSC09405 A menudo es erróneamente rotulado como un psiquiatra, pero Charcot era un internista y neurólogo, cuyas contribuciones a la psiquiatría  se limitan en gran medida a su doctrina de la histeria. Charcot, comenzó su pasantía en los hospitales de París en 1848, siendo un protegido del internista. Pierre François Olive Rayer (1793-1867). Después de su tesis de doctorado sobre la gota en 1853, se convirtió en un jefe de sala (médecin des hôpitaux) a cargo de un servicio en Lourcine. De esta manera, en la década de 1860 hizo una serie de importantes descubrimientos de la neurología, incluyendo en 1868 un trabajo brillante sobre limagesCAYWIK7Ta diferenciación sobre la esclerosis múltiple y la enfermedad de Parkinson. h Cuando Charcot recibió la cátedra de patología clínica en 1872, ya estaba involucrado con la histeria, una condición que había llegado a interesarlo en la década de 1860. Su interés`se intensificó en 1870 cuando recibió una sala de "histeria" como parte de su servicio. La Histeria significaba aproximadamente pseudoepilepsia en esos días, pero Charcot amplió considerablemente el campo de estudio. Su definición se amplió para incluir lo que él llamaba histeria  menores (La Pétite hystérie) y la histeria mayores o principales (La Grande hystérie). Ambos eran constitucionales (de nacimiento) las enfermedades que afectan a toda la vida, y fue el primero en postular que no sólo eran patrimonio de las mujeres. Hysteria menor se caracterizó por varios estigmas, tales como la visión periférica restringida y la hipnotizabilidad; en cambio la histeria principales implicaba varias “Fases" de alteración de la conducta a través de la cual el paciente supuestamente ´podía transitar. Mirando hacia atrás, su aporte creció en base a la construcción de nuevos dispositivos de acercamiento al paciente por medio de la palabra, la hipnosis y la sugestión. Charcot se había vuelto tan famoso que sus ideas fueron aceptadas por sus colegas médicos como las leyes de hierro de la histeria.  En el apogeo de su carrera en 1882 creó una cátedra clínica para el estudio de las enfermedades nerviosas, su doctrina pronto fue aceptada por casi todos los libros de texto de psiquiatría de su época.  Después de su muerte en 1893, el castillo de naipes de su constructo se desplomó, y  la histeria desapareció de la escena. Sus opiniones fueron publicadas en la década de 1880 en sus Conferencias de los martes en la Salpêtrière (Leçons du mardi à la Salpêtrière)

Anuncios

Publicado noviembre 27, 2009 por gabrieldaruich en Psiquiatría Clásica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: