Franco Basaglia   Leave a comment

FB2 Luego de estudiar medicina y especializarse en psiquiatría en la ciudad de Padua, el joven Franco Basaglia es designado director en el psiquiátrico de Triezte en 1961, nutrido de una fuerte convicción social, e influido por la experiencia de Maxwell Jones en Inglaterra, él decide convertir psiquiátrico en una comunidad terapéutica. FB En 1962 se ve favorecido por la suba de Aldo Moro al poder, un político de izquierda, esto permite que se catalice la denominada subversión institucional, por medio de la cual se permitía el regreso de los alienados a la comunidad. En 1963 escribe “La institución negada” donde critica al modelo psiquiátrico clásico, denuncia el rol que el alienado cumple en la sociedad y se nutre de la antipsiquiatría inglesa. En este último punto Basaglia empieza a nutrirse fundamentalmente de autores de tipo marginales, como por ejemplo Laing, quien tenía una lectura fenomenológica de la locura, o Cooper quien creía en el poder de “enloquecedor” de la sociedad. Para 1966 el contexto internacional había sufrido cambios sustanciales las políticas de Juan XXIII, John F. Kennedy y la profunda crítica por parte de la escuela de Frankfurt a las instituciones de encierro, estaba preparando el camino. La influencia más directa de esta última escuela fueron las críticas de Adorno para quien “la ciencia era racional en sus medios pero irracional en sus fines”, adorno puesto que para Adorno se había desvalorizado el aspecto estético de la experiencia humano, pero también él entendía, que esto era circunstancial si uno analizaba el rol que habían pasado a tener los medios de comunicación. Así publica un Basaglia más nutrido una serie de dos libros subsiguientes Morire di classe (1969) y Maggioranza deviante (1971).FB3

Es el eco en los medio lo que hace que para 1971 Basaglia replique su experiencia en Triezte donde divide a 120 en 7 unidades de cuidado. partir de los primeros éxitos, el doctor Basaglia emprendió una polémica cruzada en defensa de los enfermos mentales, que, en opinión del psiquiatra, sufrían a la vez los daños procedentes de un entorno social que los rechazaba y de una medicina conservadora y atrasada que había perpetuado unas prácticas sanitarias más perjudiciales que beneficiosas. Se convirtió así en el principal abanderado de una corriente que, por su radical oposición a las pautas seguidas hasta entonces por la psiquiatría tradicional, recibió el nombre de “antipsiquiatría”. FB4 Para 1978 logra vetarse la ley 180 por medio de la cual se impedían nuevos ingresos a partir de 1978, y para 1980 se produciría el cierre del hospital psiquiátrico. También disuelve el estatus de peligrosidad del enfermo mental, reemplazándolo por una reclusión obligatoria dictaminada por un juez en 72hs a 7 días. Finalmente crea cooperativas donde los pacientes pueden reinsertarse socialmente. En 1982 se estima que disminuyeron un 42% las internaciones psiquiátricas, pero creció exponencialmente el número de internaciones privadas, suicidios y judicializaciones. En 1990 un discípulo Rotella De Lakua reconoce el fallo de la experiencia italiana, pero lo que si advierte, es que “el psiquiatra no debe acatar el mandato que le impone la sociedad”.

Anuncios

Publicado junio 29, 2009 por gabrieldaruich en Salud Mental

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: