De escepticismo y la soledad Cartesiana   Leave a comment

freebsd Yo realmente tengo aprecio por descartes, me parece que fue un filósofo brillante, nadie duda como dice Deleuze en que hay conceptos que son verdaderamente cartesianos (a pesar de que ya estaban en San Agustín). Descartes es un buscador de la verdad (el piensa que ha huido de lo clásico, que alcanzará la libertad en la soledad, por lo que también a veces pienso que al racionalista, se oponía una sombra , estoicista, que no cuajaba con su forma de pensar oficial. Así en uno  de los tantos intentos por dejar de lado cualquier idea de que pueda ser objeto la duda en orden, llega a esperar que, solo una concepción de sólida sobre la que basar sus posterior creencias fundamentaría, para descartes precisamente esa solidez, mucho de el se relaciona con lo causista, es decir: se relaciona con la organicidad (el no era un metafísico, no era un cuasi casuista). En lugar de intentar ejecutar su empresa en forma progresiva, que hubiera sido lo mas metodoógico (siguiendo su forma de pensar, él a través de sus creencias previas y evaluación  de cada uno de los constructos individualmente, pasa a pensar que hay al menos las tres fuentes básicas por  la cual filtra la  duda acerca de las creencias empíricamente adquiridas (es decir tres bases de error, no de mal entendido, a caso a prioris?). En primer lugar, las creencias basadas en sus sentidos están sujetas a la percepción de ilusiones. En segundo lugar siguiendo este punto de vista, por ejemplo, estar despierto pasa a ser poco fiable de prueba de que no está soñando, creencias empíricas basadas en el testimonio de los sentidos o de la memoria puede ser falsa. En tercer lugar, y esto es lo mal llamativo, ellas pueden ser objeto de engaño por un mal genio: “voy a pensar que el cielo, el aire, la tierra, los colores, formas, sonidos y todas las cosas exteriores no son más que delirios de los sueños que él ha ideado para atrapar mi juicio. Yo voy a considerar como no son las manos, o los ojos, o la sangre”. descartes

En la cita es indudable el corte oscuro, regresivo de su afirmación, Descartes quien no duda de localizar el alma en la glándula pineal por un lado; Por el otro no duda de pensar que lo persigue un demonio, una sombra que puede borrar todo su razonamiento, algo que no está en el plano de la conciencia. Pero: ¿Acaso el razonamiento va a la conciencia solamente? Evidentemente no, esto es lo que presiente descartes, es lo que va a llevar luego a Hegel a otro punto, a otra dilación, pero ese es otro tema. Así pues, todas las creencias que a su vez uno arma sobre la realidad del mundo externo son igualmente sujetos a la duda y  (temporalmente) rechusadas (esta idea que el saber es un rehusar, es interesante, pero solo si tomamos en  cuenta que lo es a base desmentir).
El demonio es entonces el primer fantasma y el último, debe ser desde un punto de vista dinámico, aquello de lo que escapa, por lo que descartes transmuta, se aisla, pero así se reafirma a volver por lo que se reactiva su genio. Una posible línea de oposición a Descartes es su propio  proyecto: ¿Pues a falta de un Espinoza como tenía Leibniz, donde poner la policía cuando la noche llega? Pero no nos mintamos en este objeto no hay ningún tipo naturalidad, de innatismo, que sirva para el conocimiento del mundo externo. Entonces, ¿ Qué Descartes se presenta simplemente como un acceso directo sino un  presupuesto  cuasi esencial? Parece que en realidad descartes termina por asumir dos cosas.elmetodo En primer lugar, que hay una diferencia lógica entre el centro de la experiencia y el estado del mundo exterior. Esto es lo que le permite decir que no podríamos decir que la experiencia interna es tampoco un objeto fuente por sí solo, no nos engañamos por un genio del mal (pues precisamente esto no es una pipa). Sin embargo, también supone que para contrarrestar el escepticismo, y este es nuestro segundo punto, deben ser justificada creencias sobre el mundo exterior desde nuestra propia  experiencia interior. Se asume, en el lenguaje, una forma de pseudo estructuralidad, que está lejos de ser obligatoria. Por esta línea de crítica, un postmoderno como Williams (1996), define a este punto como la posición Antinatural de las dudas. Y esto es lo que quiero rescatar de este breve inventario: posición, no objeto, pues se esta demasiado cerca para pensar que es un objeto, y suficientemente lejos de sí mismo como para poder inducir una deferencia perceptiva. Sistema reactivo, eterno retorno de lo mismo, este es el demonio del pensar, quizá el más renacentista de todos, pero estamos tan lejos de descartes? Escepticismo, lenguaje y estructuración siempre no hacen mas que remitirnos a toda clase de dudas acerca de ello.

Anuncios

Publicado enero 13, 2009 por gabrieldaruich en Psiquiatría Clásica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: