El contenimiento (segunda parte): dedica a R. R. (quien me enseño a recordar)   Leave a comment

 

La noción de contenimiento se ha convertido en un concepto definitivo para la mayoría de las terapias psicoanalíticas, tanto del grupo Kleiniano como fuera de éste[i]. Si bien como hemos visto se vincula con el concepto Kleiniano de identificación proyectiva en la que enBion el mastro! cierto sentido una persona contiene una parte de otra. Esto ha dado origen a una teoría basada en el contacto emocional del infante con su madre y, por extensión, a una teoría del contacto en psicoanálisis.

1. La ensoñación materna: Bion (1962) definió la ensoñación como el estado psíquico de la madre que por medio de la resonancia puede hacerse cargo del terror proyectado por el infante. Esto posteriormente se traduce en una capacidad yoica de poder contener y comprender las experiencias, de un modo suficientemente adaptativo.

2. La relación continente-contenido: Así vemos que la madre es un contenedor para el contenido del niño, y desde esta perspectiva el analista debe ser otro. Bion identificó tres formas de relación continente-contenido, a saber: Parásita, Simbiótica y Comensal.

a. Comensal: se entiende una relación en la que dos objetos comparten un tercero para ventaja de los trs.

b. Simbiótica: es una relación en donde uno depende del otro para ventaja mutua.

c. Parásita: es una relación en la que uno depende del otro para producir un tercero que es destructivo para ambos.

3. La teoría del pensamiento: consiste en la coincidencia de una preconcepción y de una realización que da por resultado una concepción y es un paso dado a la edificación de pensamientos y teorías. La relación entre los términos de éste proceso es precisamente lo que media entre el continente y el contenido.

¿De que demonios haba?4. La mística y el régimen establecido: Bion en 1970 aplicó la teoría a sistemas sociales, de una manera radicalmente diferente a la que se utilizó hasta entonces. Consideró que el grupo social contenía al individuo, aunque esta idea fue primero tomada en cuenta por Pichón-Riviére (1931), pero sin el respaldo teórico que Bion llegó a poseer después. Un grupo social funciona de establecer un orden de cosas social fijo (el régimen establecido). Esto entra en conflicto con la inspiración y originalidad del individuo (mística o genio). En un estado de cosas ideal el individuo debe ser absorbido por el régimen establecido del grupo. A menudo la creatividad del individuo resulta aplastada por la rigidez del sistema “por compresión o desanudación”; o bien ciertos individuos especiales hacen erupción en el grupo, que se despedaza bajo su influencia (Bion cita a Jesús dentro de la rígida ley de Israel); una última posibilidad es la adaptació¿de que demonios goza?n mutua del uno al otro con un desarrollo tanto dl individuo como del grupo. Estas ideas amplían y elaboran la teoría de los grupos, y a su vez, pensamos que modestamente enriquecen el corpus de la psicología social.

5. Reciprocidad: Una palabra puede contener un significado, pero inversamente un significado también puede contener una palabra que “puede ser descubierta o no” (Bion 1970). La palabra en este sentido es un contenedor que puede ser afectado y desquiciado por la emoción que debía contener. Esto permite ver que para Bion la palabra tiene un rol doble: por un lado actúa como contenedor de un significante; por el otro, el significado prevalece y contiene la palabra. Este tipo de cambios los denomino cambio de vértice o transformación.

6. Memoria: La reciprocidad es de particular importancia en el edificio teórico del psicoanálisis si se tiene en cuenta la memoria, es decir: su propia memoria. El analista puede tener abundancia de memorias. O bien las memorias pueden estar saturadas de emociones. Si no se produce reciprocidad, esto a su vez resuena en el sistema de memorias esgrimiendo aspectos negativos de la relación continente-contenido, los que pasan inadvertidamente.

Un Warhol del pensamiento!7. Una teoría del cambio: Así este aparato de pensamiento, es a la vez, un contenedor dEl próximo rey admitirá Euros?e componentes emocionales por lo que implica teorías – que a la vez- permiten pensar. El desarrollo trae consigo la elaboración de éste aparato de pensamiento por lo que sería necesario re estructurar las teorías y restablecer conjunciones nuevas. La desestructuración es un proceso de fragmentación y Bion lo ubico dentro de las ansiedades paranoides. En armonía con Segal (1952) consideró la reestructuración como parte de la posición depresiva. Por lo tanto, el cambio supone oscilaciones entre las posiciones paranoides y depresiva respectivamente (Bion lo representó como Ep-D). Ahora bien, estas oscilaciones suponen serias exigencias emocionales. Soportar la desestructuración implica soportar las angustias de desintegración de la psique; esto es el origen de la opinión de que el cambio trae consigo una catástrofe potencial. Por otro lado, la reestructuración arrastra todas las emociones de la posición depresiva en relación con un objeto dañado que demanda reparación. La capacidad de cambio catastrófico y la capacidad de sobrellevar y contener aquellos elementos del procesMucha calma y a fainar el temporal, que por lo menos nos queda portugal....o que representan aniquilación y muerte.Quien puso pesos recibirá pesos, quien puso dólares....bah! ya f

8. Conocimiento social: Así vemos que la teoría de los grupos de supuesto básico presenta fuertes puntos de contacto con la teoría Kleiniana[ii]. Así si bien Bion escribió su teoría de los supuestos básicos antes de formarse como analista Kleiniano[iii], y no retomó sus ideas en forma posterior. Parte de la concepción de supuestos básicos (en especial el  supuesto del apareamiento) se transformo en 1970 en su teoría del conocimiento social, la cual en forma indirecta, fue influida por la Escuela Argentina de Psicología Social (Riviere 1935, Bleger 1967)[iv]Siniestro Total: En vivo en Barcelona!

 

RR sigue anclado en la ciudad condal, y sin dudas a cornadas con Sancrispines…aunque tenga Sancrispines….. (Menos mal que nos queda Portugal!)…para ser de la ciudad condal, hay Dios que recuerda mal!


[i] Susan Davison. Bion’s Perspectives on Psychoanalytic Method. (2002). International Journal of Psycho-Analysis, 83:913-917

[ii] Hinshelwood R. D. Diccionario de pensamiento Kleiniano. Amorrortu. 2 ed. Buenos Aires: 2004. Pág 551-552.

[iii] Ibid, Pág. 552.

[iv] Ibid, Pág. 553.

Anuncios

Publicado julio 11, 2008 por gabrieldaruich en Psiquiatría Clásica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: