Neurosis del domingo (Sandor Ferenczi, 1919)   Leave a comment

 

 

Existen alteraciones psiquiátricas que son clasificables a partir de su periodicidad; sería suficiente mencionar el trastorno bipolar y el amplio espectro de depresiones. Sabemos como dice Ferenczi

"algunos psiconeuróticos celebran alegremente que para ellos son importantes por medio de la exacerbación de sus síntomas….aún con todo podemos afirmar que existe cierta peculiar periodicidad….La mayoría de ellos experimentaba ésta periodicidad de las perturbaciones durante los domingos…Eran en su mayor parte perturbaciones estomacales y dolores de cabeza"

Ferenczi publicó éste histórico artículo en el tomo V de Zeitschrift de 1919: Explicando que los pacientes producían una parcial y "exitosa" (al menos por un tiempo) racionalización de sus síntomas amparados en causas fisiológicas´, o cuando menos bajo algún amparo causal dependiendo del conocimiento del poseedor del síntoma:

"Por lo general se duerme más el día domingo, y esto produce dolores de cabeza, decían algunos; se come tanto y tan bien los domingos decían otros, que fácilmente el estómago produce un desarreglo….Muchas cosas sin embargo, indican que estos factores fisiológicos no agotan el caso"

 

Ferenczi atribuye el problema a otro punto central, en efecto, si partimos de la teoría de los instintos podemos entender que éstos días festivos se experimenta una liberación de la presión externa; lo que por otro lado, libera una parte de los instintos habitualmente reprimidos:

"Pero no es dado a todos el privilegio de desahogarse en forma retozona de manera tan natural y libre. Los que tienen una inclinación hacia las neurosis, estarán en tales ocasiones propensos a una reversión del afecto, ya sea debido a que tienen que controlar impulsos demasiados peligrosos, particularmente al sentirse tentados, por ejemplo, por el mal comportamiento de los demás, o debido a que su hipersensitiva conciencia no tolera ni siquiera pequeñas faltas. Más allá de la inoportuna depresión de estos aguafiestas (véase neobouchismo), sin embargo, sus impulsos reprimidos, así como las fantasías de autocastigo movilizados contra los mismos, activado todo ello por el día de fiesta……son circunstancias externas, con las cuales ésta neurosis, oculta su verdadera motivación".

Esta claro que si bien esto demuestra el excelente ojo clínico de Ferenczi, el que hubira obtenido algún beneficio (cuando menos secundario) hubiera sido de haberse analizado el cantante morrisey: para quien todos los días eran sábados….

Anuncios

Publicado enero 28, 2008 por gabrieldaruich en Psiquiatría Clásica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: