Kraepelin (1899).   Leave a comment

La depresión” se prefiere a “la melancolía”  (1904). Después de Emil Kraepelin  la melancolía fue abandonada por la depresión en la quinta edición (1896) de su texto, parte del concepto quedo prestado -sin embargo – a su gran prestigio y entendió dicho abandono como un precio por  este cambio. Entonces, en los Estados Unidos, Adolfo Meyer, profesor,de psiquiatría en la Universidad Johns Hopkins , dio el empujón más firme.  En 1904, el genio alemán invitadEmil Kraepelino a  la Sociedad Neurológica en una reunión de Nueva York en los Estados Unidos, ante lo cual se refirió con las siguientes palabras ante taquígrafo

“En general, estaba deseoso de eliminar el término melancolía que implicaba un conocimiento de algo que nosotros no poseímos. . . . Si, en lugar de la melancolía, nosotros aplicamos el término depresión a la clase entera (de los cuadros psiquiátricos) se designaría en una manera modesta, pero exacta lo que se significó (en su experiencia clínica particular)” de "el Periódico de Enfermedades Nerviosas y Mentales",1905, pág. 114.

La depresiónabraham karl neurótica (1911). El psicoanalista de Berlín y psiquiatra Karl Abraham (1877–1925) comenzó el uso de este concepto en la literatura psicoanalítica, mediante  El Periódico Central de Psicoanálisis (al der de Zentralblatt Psychoanalyse):

“el neurótico se agobia con la ansiedad cuando a su paseo apunta a una satisfacción, por lo que su represión le impide de lograr aquello (conscientemente deseado).  Los eventuales  episodios de depresión…tienen lugar…cuando infructuoso e insatisfecho él abandona su meta sexual.”

Abraham notó que la literatura contenida “era notablemente pequeño sobre la psicología de la depresión neurótica” (pág. 303).

kurt schneider La depresión vital como un aspecto de depresión endógena (contra la depresión reactiva) (de 1920). Construyendo en el trabajo de filósofo Max Scheler (1874–1928) sobre la estratificación de la psique, en 1920 Kurt Schneider (1887–1967), entonces psiquiatra académico en "La Colonia", distingue entre la depresión endógena y la de tipo reactiva.

El término “endógeno” se habría pedido prestado de la octava edición, de 1913 del texto de Kraepelin, dónde el autor lo había usado como un calificador para la demencia precoz (la esquizofrenia).

La depresión endógena en la vista de Schneider era una perturbación que representaba parte del cuerpo “vital” los sentimientos, situados en un lugar muy físico con respecto a la vitalidad, pero muy espiritual al mismo tiempo. Schneider resumió las observasiones de Scheler sobre este sentimiento vital de vida (Lebensgefühl) como sigue:

“éste (sentimiento vital) participa en el sentimiento entero del destino (des Gesamtausdehnungscharakter Leibes), no tiene menos que localizarse en cualquier parte sin particularidad….En tal un sentimiento nosotros asumimos que la vida tiene un elemento vital,  y en este sentimiento vital es aquello por lo cual…algo se imparte a nosotros por medio de sensaciones físicas…así la ascensión, el declive, la salud, la enfermedad, [y] el peligro (son la regla comunicacional de ese instinto al ser imposibilitado)….las depresiones Endógenas, por consiguiente, eran lo improbable, o autónomo ( motivlose)….de aquello"

Los desórdenes de estos sentimientos vitales eran para este autor formas de depresiones reactivas, entendidas como desórdenes del espíritu mental (el seelische Gefühle) como a tal, a menudo causadas por problemas externos.

Las depresiones endógenas eran caracterizado por las perturbaciones de las funciones físicas del cuerpo, como la variación diurna, (sintiéndose peor por la mañana) pesadez en la piernas y menstruación irregular.

Para Schneider  la depresión vital y  la depresión endógena eran sinónimas. A djuntandose como “Las depresiones reactivas,” por contraste, la tristez aproducida (Traurigkeit) al nivel de “los sentimientos emocionales” (Empfindungsgefühle), se da en lugar de la disforia inmotivada (motivlose Verstimmung)  consumada como un nuevo cuadro comprensible al postularse en éste nivel vital. Las depresiones vitales podrían ocurrir como reacción a los eventos externos, por ende para Schneider, la diferencia entre “reactivo” y “vital” era solo sutil, y podría decirse que solo en aquellos casos en los que ocurrieron por algo diferente de lo que se entendía por “capas emocionales” era clara la distinción. Pero incluso así

"…no es que uno causó a lo otros eventos, el otro no-tiene-causa-en-sí". shneider2

Schneider en el artículo de 1920 escrito para  el Periódico de Neurología y Psiquiatría Combinada (…für de Zeitschrift le gesamte  und de Neurologie Psychiatrie) tenía la gran influencia en las generaciones subsecuentes de psiquiatras en Europa, y el término “la depresión endógena” seguía siendo la parte del vocabulario normal de los desórdenes de humor hasta la apariencia de DSM-III en 1980. La depresión vital él se extendi ó después como los síntomas físicos en la depresión, o por los hoy entendidos como "problemas psicológicos y somáticos en la depresión".

August Hoch (1868–1919), quién nació en Basilea y emigró a los Estados Unidos en 1887, propuso “el estupor benigno” como una enfermedad cuya entidad pareciéndose con la enfermedad maníaco-depresiva se diferencia teniendo un resultado favorable pues al contrastarla con otra patología  “el estupor maligno,” un tipo de característica de estupor catatónico de la demencia praecox. (El estupor significa la parte no-reactiva del ser  y sin premeditación previa, ni modificación de los ambientes que lo rodean)

Hoch, como dijimos fue el el sucesor de Meyer, fue nombrado como director de lo que se llamó entonces "Elpretest alguno lo hizo.... Psiquiátrico" pero fue conocido como El Instituto de los Nueva York de Hospitales Estaltales". Éste autor estaba entre los primeros americanos al lado de Meyer y Neftel  en oponerse al  nosologismo europeo contribuyendo a la narrativa internacional de depresión y la  esquizofrenia. Su trabajo se publicó en 1921, al cumplirse exactamente 2 de su muerte.

La depresión de  tipo psicógena (1926). Aunque los autores más tempranos habían aludido a elementos no constitucionales al formular  “la neurastenia adquirida,” era el estudiante de Emil Kraepelin, Johannes Lange (1891–1938) en el Instituto de la Investigación Psiquiátrico alemán (AlemánEl für de ForschunEdiciones Lange te suenagsanstalt Psychiatrie) en Munich de que descarnó fuera el concepto “de psicógeno" de las formulaciones sobre depresión” (“el psychogene Depressionszustände”) como un opuesto alas depresiones melancólicas, las cuales  en un 1926 artículo en el Periódico de Neurología Combinada y Psiquiatría (Los für de Zeitschrift se mueren el gesamte el und de Neurologie Psychiatrie) fueron divididas axiologicamente.

La neurosis depresiva (1927). Sándor Radó diferenció la neurosis depresiva de la melancolía, diciendo a una reunión en 1927, “El rasgo más llamativo [de depresión] es el otoño en la autoestima y lo mismo la satisfacción. El neurótico depresivo. . . los esfuerzos a
de para que oculte esta perturbación; en la melancolía encuentra la expresión clamorosa en los pacientes

" las autoacusaciones y aspersiones que nosotros llamamos ‘el engaño de inferioridad moral ‘”(El Periódico internacional de Psicoanálisis, 1928, pág. 421).

El debate británico sobre “dos depresiones” contra “una” (1920s). Como los conceptos alemanes de depresión endógena en contra  los subtipos  reactivos se filtró Gran en Bretaña se encendieron largos debates en el país que mayor número de depresivos y neuróticos ha sabido dar cuenta. En 1929, Ronald Dick (“R. D.”) Gillespie (1897–1945) : dichos autores dividieron en dos grupos principales: el “reactivo” contra otras depresiones que desplegaron en torno a un factor organizador de tipo  “psiconeurótico” las cuales  "se marcaban al compás de los rasgos (como dora viste?) realmente eran cuadros ansioso, y con gran angustia colondon rulesn su salud; y por otro lado, el factor “autónomo” con el cual las depresiones que para Gillispie tenían como tono su humor oscuro "parecía venir más como llovidas del cielo" (Bueno era londres!)…  y por tanto menos de sus personalidades anteriores. Así, de Gillespie trabajó con la  dicotomia “reactivo-autónomo” por mucho tiempo. london rain g Entretanto, en 1926 Edward Mapother (1881–1940), quién se había vuelto recientemente superintendente médico del Hospital de Maudsley en Londres, había pesado en factores mas concretos. Él estaba de acuerdo con Kraepelin (Ya?) que había simplemente un desorden, la psicosis maníaco-depresiva; y por ende: los tipos claros de depresión eran sólo diferencias en grado.

“ si cualquiera, tiene derecho para establecer qué condiciones el término el maníaco depresivo de otras psicosis, vera que ‘ connotará entonces imponer un grado de pericia. . . . Indefectiblemente el lector deberá seguir, como Yo que estoy de acuerdo completamente con el mismo empeño. . . en la veracidad de las observaciones del doctor Kraepaelin”
(El Periódico Médico británico, pág. 872).

Anuncios

Publicado diciembre 19, 2007 por gabrieldaruich en Psiquiatría Clásica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: